Eillyn Jiménez B.. 24 marzo
La Policía de Control de Drogas decomisó 100 kilos de cocaína en Peñas Blancas y 200 kilos en Limón. Foto: MSP para LN
La Policía de Control de Drogas decomisó 100 kilos de cocaína en Peñas Blancas y 200 kilos en Limón. Foto: MSP para LN

Un grupo narco ocultó 200 kilos de cocaína en un doble forro de un contenedor que llegó a bordo de un barco al muelle de Moín, en Limón.

La embarcación salió de Colombia, informó este domingo por la tarde el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), que detalló que el hallazgo fue hecho por oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD) durante una inspección en muelles de Costa Rica.

De acuerdo con las autoridades, el contenedor refrigerado no trasladaba ningún tipo de producto, por lo que la banda escondió la droga en la parte delantera de este.

Los estupefacientes estaban distribuidos en 200 paquetes de aproximadamente un kilogramo cada uno.

Por otra parte, en la frontera de Peñas Blancas agentes de la PCD interceptaron un tráiler que transportaba pacas de cartón para reciclaje y encontraron otros 100 kilos de cocaína.

El vehículo, aparentemente, se dirigía hacia Nicaragua y tras realizar la revisión del mismo se encontró la droga entre las pacas.

Según los registros policiales, el camión entró al país el 18 de marzo anterior desde Nicaragua y era conducido por un hombre de apellido Escobedo.

El hombre, de nacionalidad guatemalteca, también portaba $1.370, ¢8.000, 400 quetzales y 1.790 córdobas, las cuales fueron decomisadas.

Jaime Sibaja, vocero del MSP, manifestó que ambas operaciones se hicieron como parte del trabajo que realizan los oficiales de la PCD.

“Esto demuestra el trabajo que han venido realizando los agentes de la PCD, tanto en nuestros muelles como fronteras, para tratar de frenar este trasiego de droga por nuestro país”, mencionó el funcionario.

Golpes recientes

Con estas dos diligencias, la droga incautada al narcotráfico en el último mes supera las siete toneladas de cocaína.

El fin de semana pasado, por ejemplo, patrulleras del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) interceptaron en el mar Caribe, a unos 50 kilómetros de las costas de Limón, una lancha con tres personas que transportaba 600 kilos de cocaína y 14 kilos de marihuana.

Además, el martes 5 de marzo se decomisaron casi tres toneladas de cocaína a dos embarcaciones. El primer cargamento fue detectado en las cercanías del muelle de Quepos, Puntarenas, cuando interceptaron un barco pesquero que tenía 1.200 kilos en sus bodegas

Se trató del barco matrícula PQ-8867, con el nombre Cap Mave, en el cual venían cuatro tripulantes de apellidos Rivera, Arguijo, Aragón y Rosales.

Ese mismo día, pero a 170 kilómetros de Golfito, otro cantón puntarense, se detectó una lancha sospechosa con 1.500 paquetes de cocaína.

Por otra parte, el domingo 3 de marzo, oficiales del SNG concretaron el arresto de tres hombres con otra carga en una lancha.

Esta acción se desarrolló en altamar y concluyó en playa Escondida de Quepos, Puntarenas, donde encalló la embarcación que llevaba 1.461 paquetes de cocaína; cada uno de un kilo.

Ahí quedaron detenidos tres sospechosos de apellidos Castillo Sánchez, de 29 años; Grueso Valencia, de 59; y Rentería Suárez, de 24.

Dos días antes, el viernes 1.° de marzo, se encontró una lancha abandonada en playa Cabuya del distrito de Cabo Velas, Santa Cruz, Guanacaste, cuyo cargamento de droga fue trasladado a cuatro vehículos retenidos cerca del aeropuerto Daniel Oduber, de Liberia.

En total, la Policía decomisó 1.065 kilos de cocaína y detuvo a tres hombres de apellidos Pereira, León y Guarín, así como a otros tres apellidados Mora. El Juzgado Penal de Liberia impuso a los seis prisión preventiva por tres meses.

Finalmente, el jueves 28 de febrero cuando se interceptó una embarcación a 68 kilómetros de la costa, en Cabo Matapalo de Osa, Puntarenas.

Transportaba 49 bultos que contenían 1.231 kilogramos de cocaína. De esos, 60 kilos iban camuflados en suelas de calzado, informó Seguridad Pública. Por este caso se detuvo a dos individuos de apellidos Morera y Contreras, que cumplen tres meses de prisión preventiva.