Katherine Chaves R.. 27 enero, 2016
Daniel Fowlie, de 83 años, vivió entre 1974 y 1987 en Pavones, Golfito, Puntarenas. Cuando cayó preso, las más de 1.000 hectáreas costeras que tenía fueron objeto de disputa entre campesinos, extranjeros y hasta de sus aliados. Estas peleas llevaron a dos hombres a enfrentarse y matarse a balazos en 1997. En 2005, Fowlie reclamó sus tierras. | ABELARDO FONSECA
Daniel Fowlie, de 83 años, vivió entre 1974 y 1987 en Pavones, Golfito, Puntarenas. Cuando cayó preso, las más de 1.000 hectáreas costeras que tenía fueron objeto de disputa entre campesinos, extranjeros y hasta de sus aliados. Estas peleas llevaron a dos hombres a enfrentarse y matarse a balazos en 1997. En 2005, Fowlie reclamó sus tierras. | ABELARDO FONSECA

La Dirección de Migración y Extranjería informó de que busca a Daniel Fowlie, condenado a 30 años de prisión por narcotráfico en Estados Unidos, por ingresar ilegalmente a Costa Rica.

Fowlie fue visto y fotografiado en Río Claro de Pavones de Golfito (Puntarenas) por vecinos, incluido el candidato a alcalde por el Frente Amplio, Marco Villegas. El político negó relación con el extranjero y adujo que este acudió por sorpresa a su mitin político el sábado.

Los controles de Migración señalan que la última vez que el exconvicto ingresó y salió del país fue en el 2005. Sin embargo, los lugareños contaron que está de descanso en esa zona del Pacífico desde hace una semana.

Kathya Rodríguez, directora de Migración, dijo que el exreo está en el país de forma irregular, ya que “si hubiese pasado por un puesto migratorio, hubiese quedado el registro”. Por ello, agregó, desde el martes coordinó con la Fuerza Pública para dar con su paradero. No obstante, hasta ayer no lo habían localizado.

Confusión. Cuando el extranjero salió de la cárcel en libertad condicional, en el 2005, regresó a Costa Rica a reclamar 1.000 hectáreas que, según él, le pertenecían y le fueron arrebatadas mientras estuvo en prisión.

Marco Badilla, director de Migración en ese momento, giró instrucciones hace 10 años para impedir que volviera a ingresar.

El lunes, Badilla recordó que su presencia generaba zozobra en los ciudadanos y eso lo llevó a tomar esa decisión, la cual fue titular en publicaciones de la época y que circulan en la web.

El impedimento se justificó porque en 1997 el estadounidense Max Dalton y el costarricense Álvaro Aguilar Vindas se mataron a balazos al enfrentarse por una propiedad de Fowlie. Además, porque en el 2005 varios vecinos dijeron sentirse amenazados.

Pese a ello, Rodríguez dijo que no tiene registro de que esa medida haya existido. “Aquí se buscó en los registros informáticos que tiene Migración y no hay ningún antecedente que indique que se le haya puesto una alerta ni nada”.

Lo anterior significa, según la directora, que Fowlie puede ingresar, sin ningún problema, por cualquier puesto fronterizo.

“De todas maneras, si le hubieran puesto un impedimento, este ya habría caducado, porque según la ley que estaba vigente en esa fecha (2005) estos tendrían una duración máxima de 10 años”, dijo. Hoy, la norma fija que la persona no puede ingresar a Costa Rica por cinco años.

El exconvicto vivió en Pavones entre 1974 y 1987 y, por su poderío económico, pudo construir escuelas y puentes, ganándose así la simpatía en el pueblo.

Mientras estuvo en nuestro país, tuvo nexos con Robert Vesco, prófugo por fraude en EE. UU., quien vivió aquí de 1972 a 1978.

En 1987, Fowlie fue detenido en México luego de que EE. UU. lo acusara de liderar una de las mayores redes de tráfico de marihuana entre esos dos países.

Fue extraditado a California y condenado a 30 años; solo estuvo 18 años recluido. En el 2005 salió en libertad condicional.

Problema fronterizo. Kathya Rodríguez enfatizó en que tanto el ingreso ilegal de Fowlie como de otros foráneos se facilita porque las fronteras de Costa Rica son “porosas”. “Hay un montón de puestos y pasillos por donde la gente pasa sin autorización”.

Aseveró que la custodia de esos límites territoriales le corresponde a la Policía de Fronteras del Ministerio de Seguridad. “No es un asunto de culpas; es un asunto de competencia”.

Este ministerio reconoce la problemática que hay en las fronteras. Su ministro, Gustavo Mata, aseguró que, para combatir estos ingresos ilegales, se debe reforzar la planilla de ese cuerpo policial, pero eso es “imposible” por la falta de presupuesto. “Hacemos operativos en los puntos más débiles, pero no es suficiente”.

Investigación. Vecinos de Pavones comentaron que esperan que la Comisión de Seguridad y Narcotráfico de la Asamblea Legislativa le pida una explicación a Fowlie sobre su entrada al país.

El diputado liberacionista Antonio Álvarez, presidente de dicho comité, admitió de que el extranjero aún no ha sido tema de discusión, pero aseguró que en la sesión del jueves analizarán si investigan el caso.

Pero, añadió, antes de llamar al exconvicto, “valoraríamos escuchar a Migración para ver si hay algún acto incorrecto en el ingreso del país de esta persona y, a partir de ahí, tomamos una decisión”. Álvarez sí considera que su presencia “no es conveniente para el país”. “¿Esto quiere decir que cuando el Chapo Guzmán (jefe del peligroso cartel de Sinaloa, que fue detenido por tercera vez en enero en México) cumpla su pena, puede venir a Costa Rica? No, esos no son los tipos de extranjeros que quiero en el país”.

El ministro de Seguridad opina distinto. “Si (Fowlie) no tiene nada pendiente, no podemos impedir que ingrese. Si nada debe en Costa Rica, puede ingresar”.