Eillyn Jiménez B.. 10 octubre, 2017

Dos policías de la Fuerza Pública que laboraban en delegaciones de la provincia de Limón fueron reclutados por una banda narco para recibir, custodiar y transportar droga.

Los oficiales, de apellidos Elizondo Martínez y Rodríguez López, fueron capturados este martes después de nueve allanamientos hechos por la Policía de Control de Drogas (PCD); siete en la provincia caribeña, otro en Calle Blancos de Goicoechea y uno más en San Pablo de Heredia.

Junto con los funcionarios del Ministerio de Seguridad Pública, se detuvo a otros cuatro sujetos apellidados Brown Danderson, quien era el líder de la organización; Brown Wright, Rivas Duncan y García Zeledón. Los seis figuran como sospechosos de tráfico y comercialización de marihuana y cocaína.

La Policía se incautó de ¢25 millones en efectivo, así como $2.000.
La Policía se incautó de ¢25 millones en efectivo, así como $2.000.

La Fiscalía Adjunta Contra la Delincuencia Organizada (Facdo) informó de que Elizondo trabajaba como supervisor en Corales 2, mientras que Rodríguez se desempeñaba como chofer en Limón centro.

"A los policías se les vincula con el supuesto favorecimiento del imputado Brown Wright, permitiendo la introducción de licores al evadir el control aduanero, además de, supuestamente, utilizar bienes del Estado para la recepción, traslado y custodia de esa mercadería" (droga), detalló el Ministerio Público.

Sobre esto último, se conoce que en medio de sus labores, los oficiales utilizaron una patrulla de la Fuerza Pública para transportar 420 gramos de cocaína, luego entregaron el estupefaciente a un tercero que se encargó de la comercialización y, por último, "habrían recibido el dinero producto de la venta", agrega el órgano acusador del Estado.

Un sétimo sospechoso, de apellidos Blackwood Alpízar, ya había sido detenido en mayo por transporte de marihuana.

En el operativo de este martes, agentes de la PCD decomisaron ¢25 millones y $2.000 en efectivo, así como dos kilos de marihuana comprimida, 261 kilos de cocaína que estaban adheridos a un barco procedente de Colombia, un taxi, un pick-up, un motor utilizado para lanchas rápidas, chalecos salvavidas y armas de fuego.

Entre los artículos decomisados hay armas de fuego con sus municiones.
Entre los artículos decomisados hay armas de fuego con sus municiones.
Ventas coordinadas

La banda al parecer vendía la droga en Limón y San José; sin embargo, antes de hacer la entrega coordinaba con los compradores, ya que no operaba bajo la modalidad de menudeo.

El monto que ganaban los miembros del grupo no está definido, la Fiscalía asegura que manejaban millones de colones, tomando en cuenta que cada kilogramo de cocaína traído desde Colombia tiene un valor de $3.000 y, a esa cifra aumenta aproximadamente $2.000 cuando se concreta una transacción.

Además, la marihuana, que presuntamente era traída en lanchas rápidas desde Jamaica, es considerada de "alta calidad" y la libra (460 gramos) se transa en ¢800.000, aproximadamente.

La investigación de este caso arrancó en julio del 2016 y se prevé que la Fiscalía solicite seis meses de prisión preventiva para los sospechosos ante el Juzgado Penal de Limón.