Eillyn Jiménez B.. 27 noviembre, 2020
166 pares de zapatos fueron decomisados por imitación de diferentes marcas. Foto: OIJ para LN
166 pares de zapatos fueron decomisados por imitación de diferentes marcas. Foto: OIJ para LN

Una tienda ubicada en el distrito Merced, San José, comercializaba zapatos de marca falsos, por lo que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanó el establecimiento y decomisó 166 pares.

Esa cantidad de calzado fue valorada en ¢8 millones, aproximadamente.

La diligencia se desarrolló este jueves desde horas de la mañana y permitió detectar que había diversas imitaciones de “reconocidas marcas”.

De acuerdo con la Policía Judicial, esta investigación tiene relación con el presunto delito de Venta, Ofrecimiento, Almacenamiento, Depósito y Distribución de Ejemplares Fraudulentos.

“En el transcurso de la investigación se determinó, mediante diferentes técnicas practicadas por los agentes judiciales en coordinación con la parte denunciante, que efectivamente en el sitio se comercializan presuntas falsificaciones de las marcas denunciantes, lo cual atenta contra el ordenamiento jurídico, el consumidor, los intereses económicos y de imagen de las empresas legalmente facultadas”, explicó el OIJ en un boletín de prensa.

En el allanamiento se identificaron personas, pero no hubo detenciones, por lo que el caso permanece en investigación.

De acuerdo con el artículo 44 de la Ley de Procedimientos de Observancia de los Derechos de Propiedad Intelectual, se castiga con multas económicas e incluso cárcel a las personas que “falsifiquen una marca o signo distintivo ya registrado”.

Por ejemplo, la multa más baja oscila entre cinco a veinte salarios base, fijados en ¢450.200, cuando el valor de los productos no sobrepasa los ¢2.131.000.

En tanto, la multa más alta es de entre tres y cinco años de prisión o entre 200 y 500 salarios base cuando los productos valgan más de ¢21,3 millones.

Las autoridades ya han realizado otras diligencias similares a estas, incluso han decomisado ropa que también simula ser de marca y no lo es.