Katherine Chaves R., Édgar Chinchilla. 6 abril
La muchacha apareció en esta quebrada a unos 400 metros de su casa en San Ramón. Foto: Édgar Chinchilla
La muchacha apareció en esta quebrada a unos 400 metros de su casa en San Ramón. Foto: Édgar Chinchilla

Un hombre supuestamente llegó a eso de las 3 a. m. de este domingo a la casa en la que vivía una adolescente de 17 años con su familia en San Ramón, Alajuela. Al parecer, ella salió, conversó con él y luego se fueron juntos del sitio.

Cuatro horas después, la menor apareció asesinada y en ropa íntima en una quebrada en Valle Azul de San Ramón, Alajuela.

Un vecino, cuya identidad es protegida por temor a represalias, brindó esas declaraciones, al tiempo en el que dijo que no podía definir si se trataba de un amigo de Tortós, puesto que ella y su familia apenas tienen dos semanas de vivir en esa zona.

Sin embargo, dijo que parecía ser alguien “de su confianza”, ya que ella se veía tranquila conversando con él. Además, consideró que el hecho de atenderlo durante la madrugada, deja ver que se conocían de previo.

Luego de que se marcharon del sitio, el testigo escuchó unos gritos a lo lejos, pero mencionó que no relacionó las situaciones, por lo que no le tomó importancia y siguió durmiendo.

Esta versión vendría a reforzar lo que trascendió el domingo en el sitio, sobre una supuesta amenaza que le había hecho un exnovio a la menor. Se desconocen más detalles sobre esto.

Por su parte, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó de que el resultado de la autopsia determinó que la muchacha murió por asfixia por sumersión; es decir que se ahogó en la quebrada.

Pese a que el domingo las autoridades locales indicaron que se le notaban unas marcas en el cuello, la Policía Judicial indicó que la víctima no tiene ninguna lesión ni de arma blanca ni de arma de fuego.

De igual manera, la Policía Judicial indicó que la muerte continúa en investigación para determinar, con exactitud, qué fue lo que ocurrió.

Búsqueda

Una hora después de que fuera vista por última vez por este vecino, el hermano de la adolescente, cuya identidad no trascendió, se levantó, y al observar que ella no estaba en su cama, comenzó a buscarla en la casa, según contó Wálter Guerrero, quien les alquila la vivienda.

Como no la encontraba y no tenía una razón para que saliera de la casa, el hermano alertó a sus papás y así comenzaron la búsqueda.

Conforme pasaba el tiempo, los vecinos se unieron a rastrear el sitio para tener algún detalle que les permitiera conocer el paradero de la jovencita.

No obstante, no fue hasta las 7 a. m. que encontraron una pantaloneta de ella a unos 200 metros de la casa.

Avanzaron unos 200 metros más, camino a la quebrada, y ahí divisaron el cuerpo en el agua, que no supera los 50 centímetros de profundidad.

La muchacha no tenía zapatos, pero sí tenía una cadena que le había regalado su padrastro y su celular, indicó Guerrero.

Por esos hechos, la Policía descarta que se trate de un robo.

De momento, los esfuerzos están dirigidos en dos sentidos: el primero, entender la razón por la cual la joven y su familia se mudaron de San Francisco de Dos Ríos, en San José, hacia San Ramón hace dos semanas; el segundo, analizar el tema de la supuesta amenaza de un exnovio.

La adolescente no tenía pareja, ni hijos y era la tercera de cuatro hermanos, según la página del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Las estadísticas del OIJ señalan que, en el cantón alajuelense de San Ramón, han ocurrido tres homicidios en lo que llevamos de este año, convirtiéndose así en el tercer sitio con más homicidios de esa provincia.

Las cifras preocupan a las autoridades debido a que, en estos tres meses, se igualó la cifra de todo el 2019, periodo en el que este cantón fue el quinto más violento de toda Alajuela, según los datos policiales.