Carlos Arguedas C., Reiner Montero. 17 julio
Evelyn Pérez fue asesinada el 22 de junio del 2018, cuando caminaba por una acera junto a su hijo de 8 años, en barrio Santa Eduviges, en el centro de Limón. Foto archivo LN
Evelyn Pérez fue asesinada el 22 de junio del 2018, cuando caminaba por una acera junto a su hijo de 8 años, en barrio Santa Eduviges, en el centro de Limón. Foto archivo LN

Un taxista pirata irá 25 años a la cárcel, por conducir el automóvil en el cual viajaba el responsable de asesinar a balazos a una mujer que era testigo clave en un juicio por tentativa de homicidio.

La sentencia la dictó este martes en la tarde el Tribunal de Juicio de Limón, contra Yohanns José García Porras, de 28 años de edad.

El hecho que se juzgó fue el asesinato de Evelyn Pérez Santamaría, de 29 años, ultimada el 22 de junio del 2018, cuando caminaba por una acera junto a su hijo de 8 años, en barrio Santa Eduviges, en el centro de Limón.

Los jueces, luego de emitir el fallo, ampliaron el plazo de la prisión preventiva para García por seis meses, mientras la resolución adquiere firmeza.

Acusación fiscal

En la acusación presentada por el fiscal Luis Fernando Vindas, se detalló que el homicidio se produjo a las 12:20 p. m., cuando en el lugar había pocas personas en la calle.

Empero, los pocos testigos presentes relataron que el ataque fue perpetrado por un sujeto no identificado que bajó del lado del acompañante de un automóvil, se acercó a la mujer, y le disparó desde corta distancia.

El cuerpo de Pérez presentaba al menos nueve disparos en la cabeza, extremidades superiores, inferiores y tórax.

Un testigo tomó las características del vehículo, el cual fue localizado por oficiales de la Fuerza Pública en barrio Corales, a cuatro kilómetros de distancia del sitio del crimen.

En ese momento viajaba solamente el conductor, Yohanns José García, quien no tiene antecedentes y se identificó como taxista informal, señaló la acusación fiscal.

Para las autoridades judiciales, el sentenciado es el responsable de conducir el vehículo que trasladó al sicario al sitio del homicidio y luego lo sacó de allí.

Evelyn Pérez era víctima y testigo clave en otro proceso judicial por un intento de homicidio, en el cual figuraba como imputado Gary Casanova. Esa agresión sucedió el 12 de diciembre del 2013 en el desaparecido bar SK, frente a la bomba del exdiputado liberacionista Danny Hayling, en Limón centro.

En el juicio que se realizó por esos hechos en los Tribunales de Goicoechea, en San José, y que luego fue anulado, Pérez declaró: “Ellos (Gary y otro hermano) me sacaron del SK (...) y me montaron en un carro, pero Gary se paró en media calle y comenzó a disparar. Una de esa balas me dio a mí, en el muslo izquierdo (...). Tuvieron que operarme y reconstruirme el intestino delgado".

Asimismo, relató en aquel momento: “Él me llamó varias veces. Tanto él como la mujer (pareja de Casanova), para que no me presentara (al juicio) (...). No sé cómo consiguió mi teléfono. Pedía que no me presentara, que él aceptaba todo, que lo hiciera por la hija que él tiene, que lo perdonara. Yo (...) tuve que cambiar mi número (...), lo dejo en manos de Dios. Yo digo la verdad, que Dios lo perdone por lo que hizo”. Así consta en la sentencia 694-2017, del 30 de noviembre del 2018 del Tribunal de Juicio de Limón. Ese juicio no se ha vuelto a reprogramar.

Evelyn Pérez Santamaría, de 29 años, asesinada en Limón el 22 de junio en Santa Eduviges. Ella denunció amenazas
Evelyn Pérez Santamaría, de 29 años, asesinada en Limón el 22 de junio en Santa Eduviges. Ella denunció amenazas

Paralelamente, se supo que Yohanns José García fue uno de tres pescadores costarricenses que a bordo de la lancha rápida matrícula L-3931, llamada Blue Eagle, fueron rescatados el 22 de setiembre del 2016, frente a las costas del puerto de Las Coloradas, en el municipio de Río Lagartos, Yucatán, después de permanecer a la deriva un mes en el mar Caribe.

Los ticos habían salido de Puerto Limón y, al parecer, los dos motores de la lancha sufrieron averías por lo que se quedaron a la deriva y debieron tirar al mar el motor y lo que habían pescado, según una publicación del diario digital Milenio Novedades de Yucatán, México,