Por: Carlos Arguedas C..   2 marzo

Guillermo Quesada Oviedo, subgerente general del Banco de Costa Rica (BCR), despedido en enero del 2016 y reinstalado en setiembre del mismo año por una orden judicial, demandó a la entidad bancaria por ¢100 millones por el daño moral causado con dicha medida.

Guillermo Quesada, izq. conversa con su abogado José Pablo Badilla, durante un receso en la audiencia preliminar en Goicoechea. Foto de Carlos Arguedas.
Guillermo Quesada, izq. conversa con su abogado José Pablo Badilla, durante un receso en la audiencia preliminar en Goicoechea. Foto de Carlos Arguedas.

El reclamo económico lo presentó ante el Tribunal Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda, con sede en Goicoechea, y forma parte de una acción legal en la cual pretende también que la autoridad judicial determine que su separación del cargo fue una medida ilegal.

En la audiencia preliminar sobre este caso, que se realizó este viernes, el juez Fabián Núñez Castillo, quien preside, admitió inicialmente el reclamo de Quesada para que el asunto pasara a juicio.

Sin embargo, Marco Durante Calvo, abogado del BCR, presentó una incompetencia, pues estimó que el caso es de carácter laboral y debe ser tramitado por el Juzgado de Trabajo de San José.

Nuñez rechazó la petición, empero Durante apeló. Ese hecho obligó a que el juzgador debiera suspender el proceso, hasta que la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia resuelva si el tema debe dirimirse en contencioso o en laboral.

Marco Durante explicó que ahora dispone de tres días hábiles para presentar la consulta ante los magistrados. La resolución en Sala Primera podría durar varios meses.

Recuento del caso

Guillermo Quesada fue cesado del cargo de subgerente general del BCR el 8 de enero del 2016, sin responsabilidad patronal, cuando la Junta Directiva de le entidad lo encontró responsable de cuatro hechos que fueron considerados contrarios al Código de Ética Corporativo del Banco.

Quesada impugnó esa medida, por lo que en setiembre del 2016, como medida cautelar, el Tribunal Contencioso ordenó al BCR restituirlo en su planilla, mientras se resuelve el asunto.

Actualmente, Quesada ocupa el cargo de gerente de proyectos del banco.

Al principio, la demanda de Quesada era contra el BCR y subsidiariamente contra los directores actualmente suspendidos: Mónica Segnini, Evita Arguedas, Francisco Molina, Alberto Raven, Mario Barrenechea, Paola Mora, Gustavo Arias y Ronald Solís: así como los asesores Fabián Volio y Mauro Murillo.

Los demandados por el subgerente son directores suspendidos del BCR y asosores de la entidad bancaria. Foto de Carlos Arguedas.
Los demandados por el subgerente son directores suspendidos del BCR y asosores de la entidad bancaria. Foto de Carlos Arguedas.

Sin embargo, en la audiencia de este viernes el abogado José Pablo Badilla, quien representa a Quesada, anunció que iban a desistir de demandar a Segnini, Arguedas, Molina y Raven.

Ausencia de Barrenechea

Durante la audiencia, el tribunal también resolvió una impugnación presentada por los demandados, pues consideraron que la diligencia no podía seguir pues estaban ausentes Mario Barrenechea, quien descuenta prisión preventiva, y Gustavo Arias.

El juez Fabián Núñez aclaró que en materia contenciosa no es obligatoria la presencia de las partes en las audiencias.

Asimismo, hizo ver que no es justificación el hecho de que Barrenechea este en prisión preventiva para ausentarse. "No es justificante. Su abogado director debió tomar las previsiones del caso", dijo.

El juez anunció que también informará al Colegio de Abogados sobre la ausencia del representante legal de ambos demandados y que es el abogado Daniel Rodríguez.

Mario Barrenechea, gerente general suspendido del BCR, permanece en prisión preventiva mientras se investiga el manejo que se le dio al crédito que obtuvo el empresario Juan Carlos Bolaños para importar cemento desde China.