Katherine Chaves R.. 3 agosto
Agentes del OIJ encontraron dos cuerpos enterrados en una fosa dentro de una finca en Santa Rosa de Limón. Foto: Suministrada por Reiner Montero, corresponsal GN
Agentes del OIJ encontraron dos cuerpos enterrados en una fosa dentro de una finca en Santa Rosa de Limón. Foto: Suministrada por Reiner Montero, corresponsal GN

La saturación en la agenda de los defensores obligó a reprogramar un nuevo juicio contra el líder narco Dinier Estrada Jiménez, alias Ojos Bellos, y un doctor del hospital Tony Facio, por un doble homicidio ocurrido en el 2018 en Limón, confirmó el Poder Judicial.

El debate en contra de Ojos Bellos, el médico Ching Jiménez y otros cuatro sujetos estaba previsto para comenzar la mañana de este lunes en el Tribunal Penal de Limón. No obstante, se tuvo que cambiar de fecha: Ahora iniciará el 6 de agosto, a las 8 a. m. en ese mismo despacho judicial.

Los otros implicados fueron identificados con los apellidos Estrada Sanarrusia (hermano del líder narco), Brenes Ramírez, Córdoba Torres y Smith Núñez.

A ellos se les acusa por los delitos de secuestro extorsivo y asociación ilícita en perjuicio del pescador Elvis Rosalio Alvarado González, de 28 años, y un sobrino suyo, de 17.

El primer ilícito se castiga con penas de entre 35 a 50 años de cárcel debido a que el secuestro culminó con el asesinato de ambos, mientras que el segundo se reprime con prisión de uno a seis años, según establece el Código Penal.

De acuerdo con lo que informó la oficina de prensa del Poder Judicial, cuatro de los imputados tiene defensor público; dos de ellos, contrataron a un abogado privado.

Se intentó conocer cuál de los defensores tuvo el choque en su agenda; sin embargo, no trascendió.

El caso se tramita bajo el expediente 18-000784-0063-PE.

Asesinato

A estos hombres se les vincula con las muertes del pescador Elvis Rosalio Alvarado González, de 28 años, y un sobrino suyo, de 17.

Ambos fueron secuestrados la mañana del 5 de mayo del 2018 cuando circulaban en un vehículo por barrio La Colina, en Limón, cuando otro automotor los colisionó. Al momento en que se detuvieron, al menos 10 individuos salieron de tres autos y se los llevaron.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó en aquel momento que, tras analizar el caso y el perfil de las víctimas, esta banda buscaba extorsionar a sus familiares.

En un principio, la Policía Judicial indicó que solicitaron un rescate de entre ¢20 millones y ¢45 millones, pero la familia pagó solo ¢7 millones.

Según Wálter Espinoza, director del OIJ, tras recibir el pago los malhechores se repartieron el dinero.

Tres días después, el 8 de mayo, los cuerpos aparecieron enterrados en una fosa, de un metro de profundidad, en una finca de 2.000 metros cuadrados en Beverly de Limón.

Dicha propiedad es parte del patio de la casa de campo del doctor Ching Jiménez, mencionó el OIJ.

La Policía Judicial no precisó la forma de muerte de estos sujetos; solo indicó que estaban amarrados de pies y manos.

Vida criminal de Ojos Bellos

Estrada Jiménez, quien está preso desde octubre del 2016 en Máxima Seguridad de La Reforma, es reconocido por las autoridades desde años atrás.

En el 2010 se le abrió una causa por homicidio calificado en perjuicio de una escolar de 12 años, en Limoncito de Limón. Por este caso se realizaron tres juicios y, en el último ocurrido en julio del 2019, el Tribunal Penal de Limón lo absolvió porque dos testigos no aparecieron.

El 29 de junio del 2014, en Pueblo Nuevo de Limón, se dieron dos intentos de homicidio y la Policía señalaba como responsable a Ojos Bellos. En un primer juicio, concluido en febrero del 2017, Estrada fue sentenciado a 25 años de cárcel por los dos crímenes.

Sin embargo, en mayo, en un debate dedicado exclusivamente a la fijación de la nueva sentencia, se le impusieron 18 años de prisión, al recalificar los delitos de tentativas de homicidio calificado a tentativas de homicidio simple.

En el 2017, le impusieron 15 días de prisión por el delito de daños. Esto porque, al terminar uno de los juicios, él golpeó una puerta al salir del recinto.

En diciembre del 2016 fue condenado a ocho años por asaltar a sus compañeros de colegio, en el periodo comprendido entre setiembre y octubre del 2009.

Otro de los procesos que tuvo que afrontar fue por los homicidios ocurridos en playa Cieneguita y en el centro de Limón. Por esos hechos, en julio pasado, fue condenado a 309 años y seis meses de cárcel por seis delitos de homicidio calificado, cinco tentativas de homicidio, un robo agravado y asociación ilícita.

Por reglas del concurso material, la pena se readecuó a 104 años de prisión.