Katherine Chaves R.. 21 septiembre, 2020
Geiner Marín recuerda con cariño esta fotografía que le tomaron junto a su hija Nicole. Foto: Suministrada por Geiner Marín
Geiner Marín recuerda con cariño esta fotografía que le tomaron junto a su hija Nicole. Foto: Suministrada por Geiner Marín

Nicole tenía 13 años, pero su corta edad no era obstáculo para tener metas muy definidas en su vida. Una de esas era graduarse con honores de sexto grado y en el 2018 lo cumplió.

No había terminado de recibir su banda de graduada cuando ya hablaba de sus próximos objetivos tanto a corto plazo (aprender más de la danza, que tanto le gustaba), como a un período más lejano: ser doctora.

Todo lo tenía visualizado y siempre se lo decía a su papá Geiner Marín. No obstante, un choque múltiple entre el carro en el que viajaba, un bus y un tráiler apagó su vida y, con ello, sus sueños y aspiraciones.

Casi dos años después, don Geiner no acepta tan dolorosa pérdida.

“¿Por qué ella? Tenía solo 13 añitos, ¿por qué? Yo no puedo aceptar que se me fue, hay días en los que consigo entenderlo mejor, pero otros en los que no. Era la niña de mis ojos”, lamenta el padre de la menor, quien es supervisor de Educación en Coto Brus, zona sur del país.

(Video) Así fue choque múltiple en autopista General Cañas

Ese accidente ocurrió tan solo minutos después de que ella recibiera su título de sexto grado, el 14 de diciembre del 2018, sobre la autopista General Cañas, a su paso por La Ribera de Belén, en el sentido Alajuela - San José.

Según dijeron las autoridades en ese momento, el automóvil estaba detenido detrás del tráiler esperando para ingresar a San Antonio de Belén. En apariencia, el bus golpeó por detrás al sedán y luego se incrustó en la parte posterior del furgón. Producto del impacto, el carro liviano salió expulsado contra la cuneta.

Además de Nicole, en el sitio también murió José Adrián Oreamuno Alfaro, de 34 años y quien era padrastro de la menor.

Por esos hechos, el conductor del autobús, de apellidos Solórzano Barrientos, fue acusado por dos delitos de homicidio culposo. Según informó la Fiscalía, ante una consulta de este medio, “el expediente 18-007910-059-PE fue remitido con acusación y solicitud de apertura a juicio al Juzgado Penal de la zona desde el 9 de mayo anterior”.

No obstante, pese a que han pasado poco más de cuatro meses de eso, el Juzgado Penal de San Joaquín de Flores aún no ha fijado la fecha para realizar la audiencia preliminar, confirmó la oficina de prensa del Poder Judicial.

Nicole, de 13 años, quería ser doctora cuando creciera. Foto: Suministrada por Geiner Marín
Nicole, de 13 años, quería ser doctora cuando creciera. Foto: Suministrada por Geiner Marín
‘El dolor no se va nunca’

Debido a su trabajo y a la distancia (él vive en la zona sur y la menor residía en Tambor de Alajuela), Geiner Marín contó que no pudo asistir a la graduación de su hija. “Yo tenía que estar firmando títulos de muchachos que se iban a graduar aquí y por eso no logramos cuadrarlo, pero se lo dije a ella y todo quedó claro”.

Eso sí, el hecho de estar lejos no significó que ese día pasara inadvertido. Todo lo contrario. Según dijo, su hija estuvo dándole vueltas en su mente y, por eso, cuando a las 6 p. m. terminó el trabajo que le correspondía, pensó en llamarla.

Pero en ese momento le entró otra llamada: “En ese instante me llamó una maestra de ella, Johanna se llama, para decirme lo que había pasado. Yo no estaba viendo tele ni nada porque estaba trabajando, jamás pensé que esa llamada era para darme la peor noticia de la vida”, recordó.

La preocupación lo embargó porque en ese vehículo, además de Nicole y de Oreamuno, también viajaba su otro hijo de 17 años y su exesposa, llamada Jenny Gómez.

El único que resultó ileso fue el muchacho, mientras que Gómez, desde ese día, no es la misma, detalló Marín. “Actualmente, la cuidan sus papás, que ya son adultos mayores. Ella no come por sí sola, no habla, no camina, no reconoce. La alimentan por sonda y, bueno, la vida le cambió por completo”, apuntó.

Su padre recuerda a Nicole como una niña que tenía un futuro brillante por su determinación y forma de ser. Foto: Suministrada por Geiner Marín
Su padre recuerda a Nicole como una niña que tenía un futuro brillante por su determinación y forma de ser. Foto: Suministrada por Geiner Marín

Tras las honras fúnebres de Nicole, a quien sepultaron en Coto Brus, Geiner Marín tuvo que coordinar la mudanza de su hijo desde Alajuela hasta la zona sur, en donde terminó sus estudios.

“Él ha sido el más valiente de todos. Tiene una entereza que yo admiro y puedo decirle que él es quien me ha mantenido de pie y no al contrario. Ha sido mi apoyo incondicional y sin él, no sé qué sería de mí", dijo.

Eso sí, pese a todo el apoyo externo que tiene y pese a que el tiempo pasa, aseguró que aún trabaja en poder entender y aceptar que su hija partió. “Hay días en que la cosa es menos difícil, pero hay otros en los que no. Es muy duro. El dolor no se va nunca”, describió.

Sobre todo, contó, le ha sido muy difícil su trabajo, puesto que consiste en involucrarse con temas escolares y de visitar varias escuelas. "Regresar a las aulas fue complicado. No hay una escuela en la que no tenga que leer el nombre de mi hija en otra niña.

“Yo paso buscando la semejanza entre otras niñas y mi Nicole. A veces veo similar los ojitos, el pelo, la forma de hablar. Es muy duro. Mi necesidad de volver a verla hace que la vea en todas las personas y, luego, caer en cuenta de la realidad es durísimo”, relató.

Lo único que, en sus palabras, lo ayuda a salir adelante es saber que nunca más estará solo, porque ahora un angelito, llamado Nicole, camina siempre a su lado.

Día en el que Nicole hizo su primera comunión. Foto: Suministrada por Geiner Marín
Día en el que Nicole hizo su primera comunión. Foto: Suministrada por Geiner Marín