Hugo Solano C.. 10 julio
El Ministerio de Seguridad mostró ese día la droga decomisada cerca de la avioneta. Eran 14 paquetes con 391 kilos de cocaína. Foto: Archivo/Shirley Vásquez.
El Ministerio de Seguridad mostró ese día la droga decomisada cerca de la avioneta. Eran 14 paquetes con 391 kilos de cocaína. Foto: Archivo/Shirley Vásquez.

El Tribunal Penal de Liberia enjuiciará este lunes y martes a un piloto mexicano de apellidos García Toledo, acusado de tráfico internacional de drogas.

De acuerdo con el artículo 58 de la ley de psicotrópicos (Nº 8204) el detenido se expone a una pena de prisión de ocho a quince años por transporte, de drogas.

De igual manera, al no poder justificar el origen de los $46.400 que portaba, la misma ley dispone que la pena se agrava hasta 20 años de cárcel “cuando los bienes de interés económico se originen en alguno de los delitos relacionados con el tráfico ilícito de estupefacientes, sustancias psicotrópicas o legitimación de capitales...”.

Al parecer, el imputado llegó al país en agosto del 2019, a bordo de una avioneta modelo Cessna 206 con matrícula falsa, la cual se presume que iba a cargar 391 kilos de cocaína en una pista clandestina de Salitral de Bagaces, Guanacaste.

Radares internacionales ubicados en Miami, Estados Unidos, la detectaron y de inmediato se giró la alerta a las autoridades nacionales, lo que permitió frustrar el trasiego hacia Norteamérica y detener a García, de unos 40 años.

Oficiales del Servicio de Vigilancia Aérea y de la delegación de Bagaces del Ministerio de Seguridad Pública coordinaron el seguimiento a la aeronave y llegaron a ella en una zona montañosa y de difícil acceso.

Desde el aire, los aviadores del Ministerio de Seguridad vieron a un grupo de personas con paquetes anaranjados en la pista clandestina de aterrizaje; sin embargo, cuando las patrullas terrestres llegaron al sitio encontraron la aeronave, pero no había nadie.

Al hacer un barrido por las cercanías solo pudieron detener a García Toledo, quien fue hallado sucio y mojado, con un salveque en el que cargaba $46.400 (¢26.612.720).

La avioneta tenía varios impactos de bala en la parte frontal, el motor, el asiento del piloto y en la parte trasera. Al parecer, fueron provocados por los mismos sospechosos para tratar de incendiarla y destruir la evidencia.

La Fiscalía Adjunta de Liberia manejó el caso en el expediente 19-001653-0396-PE.

Ese golpe permitió a la Policía quitarle a la organización narco la droga, los dólares, la aeronave y al piloto. Sobre los otros sujetos no se tienen pistas, pero serían lugareños que lograron huir porque conocen bien la zona y serían aliados locales de la red.

Un mes después de ese golpe, otra avioneta del narco se precipitó en Nandayure, Guanacaste, luego de cargar cocaína. Esa vez murieron los dos pilotos y cuatro sujetos que al parecer ayudaron a cargar la aeronave y fueron sorprendidos por lo Policía. En su huida se accidentaron luego de un tiroteo.

Más de siete aeronaves del narcotráfico cayeron en el 2019. Tres mexicanos que cayeron en Pococí con dinero del narco optaron por el beneficio de aceptar los cargos y evitar el juicio, con lo que la pena impuesta suele ser más baja. En ese caso les dictaron 10 años de cárcel a cada uno.