Katherine Chaves R.. 5 marzo
Trabajadores de la Municipalidad de Santa Ana hicieron arreglos para evitar otra desgracia. Foto: Katherine Chaves
Trabajadores de la Municipalidad de Santa Ana hicieron arreglos para evitar otra desgracia. Foto: Katherine Chaves

“La Municipalidad de Santa Ana administra el parque recreativo de ese sector y, pese a eso, mantenía los marcos de la cancha de fútbol sin anclar al piso y eso provocó que uno de esos le cayera encima al menor cuando él jugaba inocentemente”.

Esa es la premisa de los papás del menor Andy Alvarado Alemán, de 10 años y quien falleció en noviembre pasado, por la que decidieron demandar a este municipio, confirmó a este medio Carlos Porras, abogado de la familia doliente.

El representante detalló que la acción judicial fue presentada la mañana de este miércoles ante el Tribunal Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda para reclamar un daño moral y psicológico. Porras declinó brindar la cifra que solicitan, “porque los papás no quieren hacer parecer que la vida de su hijo tiene un precio”.

Le asignaron el expediente 20-001498-1027-CA, confirmó el Poder Judicial.

En ese proceso se investigará, entonces, si esa municipalidad tiene responsabilidad en el accidente, ocurrido la noche del 29 de noviembre anterior, cuando el menor departía con su hermano, también menor de edad y el padre de ambos.

“Lo que queremos es que se indague si hubo una falta al deber de servicio, si hubo una negligencia al no anclar los marcos”, detalló.

Porras detalló que, como parte de los documentos que aportaron a la demanda, hay dos actas del Consejo Municipal, realizadas días después. Allí, según dijo, se acordó fijar estos tubos al piso para evitar otra tragedia.

“Además, el día después del accidente que sufrió el menor, la misma Municipalidad manda a fijar los marcos de ese parque. ¿Por qué no lo hizo antes?”, lamentó el abogado.

En la demanda también se reprocha la “falta de sensatez” del municipio, porque ningún representante se acercó a los padres dolientes para solidarizarse.

“Lo más que hizo el alcalde fue poner un tuit lamentando el fallecimiento y hasta ahí y, a nuestro criterio, con eso no se solucionan las cosas”, aseveró el abogado.

En cuanto al proceso, Porras mencionó que ahora la autoridad judicial debe notificar a la Municipalidad de Santa Ana sobre la querella. Después, se fijará una fecha para la audiencia preliminar para determinar qué pasa.

“Sabemos que esta audiencia puede tardar en darse hasta un año, pero esperaremos a ver qué ocurre”, apuntó.

Se intentó obtener la versión del alcalde de Santa Ana, Gerardo Oviedo, pero, pese a las llamadas hechas a su celular, no fue posible localizarlo.

En ese parque fue donde ocurrió el trágico accidente en noviembre pasado. Foto: Katherine Chaves
En ese parque fue donde ocurrió el trágico accidente en noviembre pasado. Foto: Katherine Chaves
Trágico final

Al día siguiente de que se diera el accidente mortal, Iccian Alemán Mora, de 36 años y mamá del menor, concedió una entrevista a este medio en el que contó lo que había ocurrido:

“Lo que me dice mi esposo es que ellos estaban jugando cuando Andy pegó un brincó, se guindó del marco y se le vino. Mi marido no pudo hacer nada, porque cuando quiso levantar el arco ese, no podía; era muy pesado.

"Se llevaron a mi ángel al hospital (de Niños). El papá iba en la ambulancia y dice que mi Andy se volteó y le dijo: ‘Me duele demasiado, papi’.

"Mientras eso pasaba, me llamaron a mí. Cuando me dijeron que se había caído, jamás pensé que fuera tan grave. Pensé que se había fracturado algo y por eso pasé a la casa a recoger ropa porque me imaginé que se iba a quedar un par de días en el hospital.

“Cuando llegué, un doctor salió y solo nos dijo que teníamos que ser fuertes porque se me había muerto mi chiquito”, recordó Alemán.

Y es que la caída del marco le provocó lesiones gravísimas en su corazón y pulmones, que terminaron por acabar con su vida.

La familia lo veló en una funeraria de Santa Ana y luego se llevó el cuerpo a Nicaragua para darle santa sepultura.

Lamentables accidentes

El caso de este niño, desgraciadamente, no es el primero. El 29 de junio del 2017, un adolescente de 14 años murió en condiciones muy similares.

Este muchacho se encontraba en el gimnasio del Liceo de Nicoya, en Guanacaste, cuando el marco de una cancha de fútbol cinco le cayó en la cabeza.

Trascendió que el joven realizaba una práctica educativa cuando sobrevino el accidente.

Mientras, en otro caso ocurrido en Barrio Pinto de San Pedro de Montes de Oca, una niña de preescolar resultó gravemente herida cuando otro marco la golpeó en la cabeza.

Este accidente ocurrió el 30 de abril del 2014, mientras la menor disfrutaba de un recreo en la plaza de la escuela de ese lugar.

Ella tuvo lesiones tan importantes que le provocaron una incapacidad de un mes, y luego tuvo que someterse a terapias de rehabilitación.

Actualmente la niña superó por completo el accidente, el cual no le dejó ninguna secuela motora.

Lo último que se conoció de este caso es que la familia llevo el asunto al Juzgado Contencioso Administrativo para que sea un tribunal el que señale a los responsables.