Katherine Chaves R.. 25 noviembre, 2020
El abuso sexual, el abuso físico y la negligencia son los eventos violentos que más atendió la CCSS entre enero y octubre de este año. Fotografía: Fines ilustrativos
El abuso sexual, el abuso físico y la negligencia son los eventos violentos que más atendió la CCSS entre enero y octubre de este año. Fotografía: Fines ilustrativos

Niñas y jóvenes entre los 10 y los 19 años son las víctimas de la mayoría de abusos sexuales atendidos de enero a octubre de este año.

Las estadísticas fueron facilitadas por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), como una forma de hacer consciencia en este Día contra la Violencia de Género.

Según datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica (SISVE), la entidad registró 5.113 eventos violentos en ese periodo, de los cuales, el 27% corresponden, precisamente, a abuso sexual (1.380).

Si bien la mayoría de ofendidas son mujeres, la Caja aclaró que la estadística también recopila situaciones de violencia hacia los hombres. No obstante, la cifra no fue desglosada por género.

De esos 1.380 casos de abuso sexual, un 56% de las víctimas (773) tenían entre los 10 y los 19 años, lo cual mantiene alerta y preocupada a las autoridades. Del resto (608), la CCSS no facilitó datos.

Además de las agresiones sexuales, la segunda causa de hechos violentos atendidos fue el abuso físico, con un 24% (1.227). En este último dato, cabe resaltar que el 44% de las víctimas son personas mayores a los 60 años.

Por último, la negligencia y el abandono conforman la tercera manifestación de violencia, con 1.125 reportes que representan el 22% del total.

Contrario al abuso físico, cuando se trata de negligencia, los más vulnerables son los niños menores a los 10 años.

Según los datos de la Caja, San José es el cantón con más casos de violencia, seguido por Alajuela, San Carlos y Desamparados.

‘Un problema de salud pública’

Siempre en aras de concientizar, la CCSS catalogó la violencia contra la mujer como “un problema de salud pública”.

Indicó que, a hoy, “la tasa de incidencia de violencia en el sexo femenino de enero a octubre es de 12 casos por 10.000 habitantes, quiere decir que de cada 10.000 mujeres, 12 sufren de algún tipo de violencia”.

En comparación a eso, la tasa de incidencia de agresión contra los hombres es de cinco casos por 10.000 habitantes.

Para ejemplificar, señaló que entre enero y octubre del año pasado se recibieron 8.021 reportes de violencia; 2.908 casos más que los registrados en este 2020.

Sin embargo, esa baja en la cifra no es necesariamente un respiro para la situación de la mujer frente a la violencia, sino que, según las autoridades, obedece a que las personas asisten menos a los centros de salud por el confinamiento derivado del nuevo coronavirus.

Entonces, debido a que no van a las clínicas, su situación no trasciende y eso se ve reflejado en la baja en los datos.

Los meses que registraron mayor número de casos atendidos en los servicios de salud de la CCSS fueron enero con 738, febrero con 726 y marzo con 687, que era tiempo en el que Costa Rica aún estaba libre de coronavirus.

Sin embargo, en abril, una vez ordenado el confinamiento, se registró la caída a 495 casos.

Para mayo y junio, se dio un pequeño aumento ya que se registraron 500 alertas en cada mes, pero la tendencia a la baja volvió en julio y se mantuvo hasta octubre, el cual cerró con solo 229 casos.