Carlos Láscarez S.. 19 febrero

Una mujer de apellidos Robles Flores, de 25 años, fue aprehendida la tarde de este martes por la Policía Judicial, como sospechosa del delito de proxenetismo.

La detención de la mujer, oriunda de Nicaragua, ocurrió luego de que los agentes de la Sección de Delitos contra la Integridad Física, Trata y Tráfico allanaron un supuesto salón de belleza en el centro de Guadalupe, el cual era frecuentado, en su mayoría, por varones.

La foránea apellidada Robles, de 25 años fue trasladada a la Fiscalía, donde será indagada en las próximas horas. Foto: Cortesía OIJ
La foránea apellidada Robles, de 25 años fue trasladada a la Fiscalía, donde será indagada en las próximas horas. Foto: Cortesía OIJ

En la investigación, que empezó en octubre del 2018, se determinó que a cada cliente se le cobraban ¢22.000 por una hora, pero que solo le entregaban ¢5.000 a cada víctima y el resto se lo dejaba la dueña y la administradora del lugar.

Este martes, tras la intervención, la Policía Judicial descubrió que detrás del negocio había dos habitaciones, donde se prestaban los servicios sexuales.

Allí ubicaron a tres mujeres; dos costarricenses y una nicaragüense. Una de las ticas es una adolescente de 17 años.

Dentro del local, allanado a las 2 p. m. , se ubicó dinero en efectivo y otras evidencias ligadas al caso. En el caso de la adolescente, ella quedó bajo custodia del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

Las autoridades judiciales aclararon que todavía falta una mujer por detener, quien sería hermana de la menor, indicó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La sospechosa fue remitida a la Fiscalía donde será indagada en las próximas horas.

Según nuestro Código Penal, el delito de proxenetismo está penalizado con entre cuatro y diez años de cárcel (es agravado cuando la víctima es ascendiente, descendiente, hermano o hermana).