Reiner Montero, corresponsal GN, Eillyn Jiménez B.. 16 mayo
El Juzgado Penal de Pococí decidió enviar a prisión preventiva a una mujer de apellido Sáenz. Foto: Archivo/ Reiner Montero, corresponsal GN
El Juzgado Penal de Pococí decidió enviar a prisión preventiva a una mujer de apellido Sáenz. Foto: Archivo/ Reiner Montero, corresponsal GN

Una joven de 24 años descontará seis meses de prisión preventiva mientras se investiga su presunta participación en el crimen de un hombre, cuyo cuerpo apareció enterrado el pasado 2 de mayo en San Jorge de Roxana de Pococí, Limón.

Según los hechos que le atribuye la Fiscalía, la sospechoa, de apellidos Sáenz Jiménez, habría acordado un encuentro con la víctima y cuando este llegó, fue abordado por al menos un sujeto que lo mató a puñaladas y, posteriormente, lo enterró.

El fallecido fue identificado como Douglas Ramírez Sánchez, de 33 años.

Ante la gravedad del hecho, el juez penal acogió la solicitud de la Fiscalía de mantenerla en prisión mientras avanzan las pequisas. La decisión se tomó este viernes por la noche.

Según la información que manejan las autoridades, el objetivo por el cual la mujer citó al ahora occiso, era apropiarse de su motocicleta.

La Fiscalía de Pococí detalló que tanto Sáenz como a su compañero sentimental, José Victorino Mora Granados, son señalados en el expediente 20-000808-0066-PE como presuntos responsables de los delitos de homicidio calificado y robo agravado.

Ambos fueron detenidos en Cartago. Ella, el jueves en Las Mesitas de Paraíso y él este viernes en el centro de Juan Viñas, en el cantón de Jiménez.

Mora, de 32 años, también es señalado por un crimen quíntuple ocurrido el 17 de marzo en Llano Bonito de Roxana y, aunque ya se había dictado seis meses de prisión preventiva en su contra, fue dejado en libertad por un error judicial.

Fue durante ese tiempo que estuvo libre cuando presuntó ejecutó, en complicidad con su pareja, el asesinato de Ramírez.

Este homicidio fue descubierto después de que familiares del fallecido recibieran una llamada confidencial, en la que les indicaron que el cadáver estaba enterrado en una finca de San Jorge, por lo que se alertó al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para las diligencias correspondientes.

Ramírez era nicaragüense y vivía en Campo Cuatro de Cariari, a 19 kilómetros del lugar donde se encontró su cuerpo.