Judiciales

Juez suspendido un mes por decirle ‘idiota, estúpida’ a una oficial del Tránsito

Hecho ocurrió cuando le confeccionaron un parte por manejar sin tener puesto el cinturón de seguridad. Juez rechazó el cargo y más bien argumentó que la oficial intentó pegarle una ‘cachetada’

Un juez penal fue suspendido del cargo durante un mes sin goce de salario, por decirle, entre otras cosas: “estúpida, idiota” a una oficial de la Policía de Tránsito. La medida disciplinaria la adoptó inicialmente el Tribunal de la Inspección Judicial el 14 de enero de este año y, luego fue confirmada por el Consejo Superior del Poder Judicial, en la sesión del pasado 24 de junio.

El castigo se tomó porque durante la investigación se demostró una inadecuada e impropia conducta del funcionario quien debe comportarse de una manera “congruente con sus obligaciones ciudadanas y de empleo público, las cuales son ajenas a cualquier clase de inconsistencias, en su ámbito público y privado, debiendo actuar siempre conforme a las exigencias de la legalidad y la ética”.

El juez debió cumplir con la sanción administrativa en un plazo máximo de un mes, después de notificado el castigo, señala la resolución del Consejo Superior. El nombre del juez no trasciende porque el Poder Judicial argumenta que debe al acatar lo establecido en la Ley de Protección de la Persona Frente al Tratamiento de sus Datos Personales, Nº 8968, vigente desde el 7 de julio del 2011.

Historia del caso

El hecho que generó este proceso administrativo se desarrolló el 15 de diciembre del 2019 a las 9:30 p. m., cuando el juez que en aquel momento se desempeñaba en el Juzgado Penal de Siquirres, Limón, circulaba en un vehículo de su propiedad, frente a la Delegación de la Fuerza Pública de Siquirres. En ese lugar fue detenido para una revisión de rutina por una oficial de la Policía del Tránsito, que estaba acompañada de otro tráfico.

De acuerdo con la denuncia interpuesta por la ofendida, al conductor cuyo nombre y cargo desconocía en aquel momento, se le confeccionó una infracción debido a que viajaba sin usar el cinturón de seguridad. Según la queja presentada ante la Inspección Judicial, esa situación molestó al chofer que comenzó a decir “improperios como que era una idiota, estúpida, que no sabía quién era él, que si querían plata buscaran a otra gente”.

La afectada desatendió en ese momento las manifestaciones pero cuando procedió a entregarle la boleta, el conductor movió la mano izquierda hacia ella, por lo cual ella la esquivó utilizando su mano derecha para que no tuviera contacto con su cuerpo. En ese momento el chofer, declaró la ofendida, se bajó del carro, por lo cual ella retrocedió para evitar cualquier reacción violenta. Agregó que un compañero que estaba a unos metros de distancia, al darse cuenta del altercado se acercó y le indicó al denunciado que volviera al vehículo y se retirara.

“El señor grita que ella lo golpeó, le lanza la boleta de citación al cuerpo a mi compañera y le dice que ahí tiene esa pi..., vuelve al vehículo y se retira gritando improperios”, atestiguó el oficial de Tránsito, compañero de la ofendida a la Inspección Judicial, según la resolución judicial.

Descargo del juez

Por su parte, el juez en su relato de descargo admitió que conducía sin llevar el cinturón de seguridad puesto, pues dijo que en ese momento llegaba a Siquirres luego de manejar más de 100 kilómetros, debido a que andaba en una diligencia en San José. “Tal vez mi error fue cuestionar la infracción realizada (...) por lo que ella me dice: ‘Ese no es mi problema, sea buen perdedor’ y le respondo: ‘está bien tita, gracias’. Me sonríe y me dispongo a avanzar, y es cuando la señorita me indica ‘y no me diga tita, para usted soy oficial de Tránsito, aprenda a respetar porque yo soy una autoridad ' y me lanza un golpe con la mano derecha (cachetada), me impacta en el rostro”.

Agregó que esa situación lo molestó, apagó el vehículo y se bajó y fue cuando le dijo: “Porque me está agrediendo si yo no le estoy haciendo nada, ni mi mamá me ha pegado nunca por la cara y me va a venir a pegar usted, qué le pasa”. En ese momento relató fue que intervino el otro oficial de Tránsito y le pidió que se calmara ante lo cual él le respondió: “Por qué me tengo que tranquilizar si ella me está pegando”.

Añadió que en ese momento ese otro oficial le dijo: “No ve dónde estamos, ¿quiere ir a parar ahí?, señalando la delegación de la Fuerza Pública y fue cuando le respondí y por qué voy a ir a parar ahí, si yo no estoy haciendo nada indebido. Yo soy juez penal, yo se que usted no me puede llevar ahí solo porque sí. Más bien la podría denunciar yo a ella por agredirme, pero sabe qué, mejor me voy”.

Para el Tribunal de la Inspección Judicial la conducta del juez fue grave e incorrecta, pues ante una infracción de tránsito se molestó y sin ninguna justificación en plena vía pública dirigió frases irrespetuosas e improperios contra la oficial.

“Aquí se demostró que el comportamiento del acusado es incompatible con el que debe tener un servidor judicial, con la investidura de juez de la República, cuyo alto cargo implica la observancia de la ley y la ética, de resguardar y aplicar valores como la honestidad, responsabilidad, el respeto, el decoro, en todos los ámbitos de su vida. Valores que el investigado ha desconocido en este caso, y es que, además la sociedad costarricense espera de las personas que laboran en el Poder Judicial, especialmente un juez de la República, un comportamiento intachable y ejemplar”, determinó la Inspección Judicial.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.