José Andrés Céspedes. 12 febrero, 2020
El Ministerio Público logró comprobar que el hombre se encontraba viviendo en la misma casa de su sobrina, por lo que aprovechaba la cercanía familiar para violar y abusar de la menor, quien en ese entonces tenía 8 años. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
El Ministerio Público logró comprobar que el hombre se encontraba viviendo en la misma casa de su sobrina, por lo que aprovechaba la cercanía familiar para violar y abusar de la menor, quien en ese entonces tenía 8 años. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Un hombre acusado de violar a su sobrina pasará 36 años en prisión luego de ser sentenciado este miércoles en el Tribunal Penal de Limón.

Los jueces de la localidad acogieron las pruebas aportadas por la Fiscalía Adjunta de Limón en contra de Asunción Pérez Ortiz, quien fue declarado culpable de cometer dos violaciones y cuatro abusos sexuales en perjuicio de su sobrina menor de edad.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, los hechos ocurrieron en el 2013, en el barrio Coral, en Limón, en la casa de la ofendida. El Ministerio Público probó que el hombre se encontraba viviendo ahí, por lo que aprovechaba la cercanía familiar para cometer los delitos, cuando la ofendida tenía ocho años.

Tiempo después, luego de una clase de ciencias en la escuela, la niña le comentó a su mamá lo que el imputado le había hecho. En razón de ello, interpusieron una denuncia ante la Fiscalía, la cual resultó con la condena de Pérez.

Mientras la sentencia adquiere firmeza, el imputado permanecerá seis meses en prisión preventiva.

Violación a menores

Justo hace una semana, un hombre identificado como Melvin Fernández Fajardo, de 43 años, fue declarado culpable de dos abusos sexuales y una violación, en perjuicio de tres menores de edad, quienes eran amigas de sus propias hijas.

Fernández, quien era policía penitenciario, recibió una condena de 26 años y quedó tras las rejas después de la sentencia dictada en el Tribunal Penal de Nicoya, el lunes 3 de febrero.

La Fiscalía informó en un comunicado de prensa que los ultrajes ocurrieron en agosto del 2008, agosto del 2011 y julio del 2018 en barrio San Martín de Nicoya, en la casa del imputado.

La investigación dirigida por el Ministerio Público dejó ver que Fernández cometió los delitos cuando las víctimas tenían cinco, seis y 16 años, respectivamente.