Marco Marín. 17 diciembre, 2018
La investigación contra el grupo detenido este miércoles comenzó en mayo pasado. Fotografía: OIJ
La investigación contra el grupo detenido este miércoles comenzó en mayo pasado. Fotografía: OIJ

Un enfermero del Tony Facio, identificado con los apellidos Murillo Díaz, descontará seis meses de prisión preventiva como sospechoso de integrar una banda narco que operaba en la provincia caribeña.

Así lo dispuso el Juzgado Penal de Limón, luego de que la Fiscalía de la localidad solicitara la medida cautelar contra el funcionario del centro médico y otros 13 posibles integrantes del grupo, entre ellos una mujer de apellidos Palacios Reyes.

Otra mujer, de apellidos Pérez González, que en apariencia trabajaba con el grupo, deberá mantener domicilio fijo, presentarse a firmar cada 15 días, mantenerse trabajando y abstenerse de cualquier tipo de comunicación con el resto de imputados. Sin embargo, el Ministerio Público, en un comunicado de prensa, informó de que ya apeló esta resolución.

La banda fue detenida el pasado miércoles luego de que Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizara de 13 allanamientos en Limón.

Uno de las incursiones tuvo lugar en el salón de Cirugía de Hombres del Hospital Tony Facio, donde se registró el casillero del enfermero, quien, en apariencia, vendía drogas desde ese centro médico. El empleado del hospital fue detenido en su vivienda.

Además, se realizó el despliegue policial en diferentes casas, así como propiedades tipo búnker, ubicadas en los barrios Limoncito, Pueblo Nuevo, Los Cocos, Cieneguita y Valle La Estrella.

Durante el operativo fueron aprendidos el supuesto líder de la organización, de apellido Loría, alias Gigo, de 32. También dos hombres de apellido Loría Pérez, ambos de 26 años, Cuero Moreno (52), Reid Brown (56), Marín González (41), Palacios Reyes (mujer de 41), Vega Zeledón (54), y dos individuos de apellidos Urbina Duarte, de 22 y 18.

Otros tres sujetos cuya edad no trascendió y apellidados Valerín Carmona, Gutiérrez Ortiz y Arrieta García también fueron aprehendidos por las autoridades.

Según la investigación de las autoridades, la organización se dedicaba a preparar, almacenar, transportar, distribuir y vender crack, éxtasis, cocaína y marihuana en barrio Juan Gobán y en barrio Colina, en el centro de Limón.

Geovanny Rodríguez, director de Investigaciones Criminales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), destacó el hecho de que esta banda reclutaba jóvenes para asignarles puntos de venta de droga en Limón.

“Tenían dos búnkeres en barrio la Colina, donde se realizaba el almacenaje, empaque y venta principal de drogas, sin detrimento de que otros vendedores estuvieran distribuidos en el sector central de Limón”, explicó Rodríguez.

Durante los allanamientos, la Policía Judicial decomisó dos pistolas nueve milímetros, una subametralladora, radios de comunicación de corto alcance y dinero efectivo.

El caso se mantiene en investigación bajo el expediente 18-000941-0063-PE.