José Andrés Céspedes. 6 febrero
En el lugar se decomisó evidencia importante para la investigación. Foto: OIJ para LN
En el lugar se decomisó evidencia importante para la investigación. Foto: OIJ para LN

La tarde de este jueves, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaron un allanamiento en un bar de la capital y detuvieron a un hombre de 35 años que figura como sospechoso del delito de proxenetismo.

De acuerdo con el informe preliminar, la investigación inició luego de que los agentes de la Sección Especializada en Violencia de Género, Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes recibieran informaciones confidenciales que indicaban que en el local comercial se brindaban servicios sexuales.

Los agentes lograron determinar que el sospechoso fungía como dueño del local, en el cual se encontró a seis mujeres de nacionalidad costarricense y dos nicaragüenses, quienes en apariencia prestaban servicios sexuales.

Trascendió que las mujeres cobraban a los clientes entre ¢15.000 y ¢25.000 por hora. Al parecer, los clientes le pagaban al sospechoso y este les daba un porcentaje a las víctimas.

El detenido sera presentado con un informe al Ministerio Público para determinar su situación jurídica.

En caso de confirmarse el delito, el Código Penal castiga con penas de dos a cinco años a quien “promueva la prostitución de personas de cualquier sexo o las induzca a ejercerla o las mantenga en ella o las reclute con ese propósito”.

Otro caso reciente

Apenas en noviembre pasado, el dueño y cuatro guardas de un night club fueron detenidos por supuesto proxenetismo en barrio San Juan de Limón.

Según indicó la oficina de prensa del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en aquel momento, al parecer, los sospechosos traían mujeres de otros países y las engañaban al ofrecerles un trabajo distinto al de prostitución.

Sin embargo, al llegar a territorio costarricense, la situación cambiaba.

Agentes del OIJ ubicaron en el sitio a 15 mujeres víctimas del presunto delito, con edades entre 18 y 25 años. Ocho de ellas costarricenses, tres colombianas, tres venezolanas y una nicaragüense.