Carlos Arguedas C.. 29 marzo, 2016
Los condenados abandonan la sala de juicio en Limón donde se les condenó por el asesinato del ambientalista Jairo Mora.
Los condenados abandonan la sala de juicio en Limón donde se les condenó por el asesinato del ambientalista Jairo Mora.

El uso de los teléfonos celulares que hicieron cuatro de los siete acusados, resultó fundamental para identificar a los asesinos del ambientalista Jairo Mora Sandoval.

Así lo determinó el Tribunal de Juicio de Limón, al dar a conocer, este martes, el fallo del debate en el cual se juzgó el crimen del defensor de las tortugas en el Caribe.

Para el Tribunal, los estudios de las radiobases detallan que los teléfonos de cuatro de los implicados estuvieron en playa Moín, el 30 de mayo del 2013 (día del asesinato de Jairo Mora), unido al modo de operar, al tipo de vestimenta y a otras descripciones que hicieron testigos en el juicio. Todo permitió llegar a la conclusión de quiénes fueron los responsables del homicidio.

En este caso se trata de José Brayan Quesada Cubillo, Héctor Martín Cash López, Donald Alberto Salmon Meléndez y Ernesto Enrique Centeno Rivas. A todos les impusieron 35 años, que es la pena máxima por el delito de homicidio calificado.

A estos mismos hombres también los sentenciaron por los delitos de violación, abuso sexual contra mayor y menor de edad y privación de libertad agravada. Esto, por un ataque sexual que sufrió una familia limonense, el 17 de mayo del 2013 en playa Moín. También por las agresiones sexuales en perjuicio de cinco extranjeras que acompañaban a Mora el día del asesinato.

Cash López recibió una sentencia de 90 años. Quesada Cubillo y Centeno Rivas, 87. Mientras Salmon Meléndez, fue condenado a 74 años. Empero, esas condenas fueron readecuadas a 50 años que es el máximo permitido por la legislación costarricense.

Fueron absueltos por duda William Delgado Loaiza, Felipe Arauz Martínez, y por certeza Darwin Salmon Meléndez.

Móvil. Los jueces Jennifer Rosales Urbina, quien presidió, Rosmery Araya Solano y Carlos Álvarez Arrieta, luego de la lectura del por tanto, dieron una explicación que duró dos horas y media sobre las razones de las condenas y las absolutorias.

Aparte de mencionar sobre los teléfonos, dijeron que le daban gran credibilidad a la declaración de los testigos, así como a las pruebas recabadas por los oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Limón.

Carlos Álvarez expresó que, en cuanto al móvil del crimen, no les queda duda de que fue por la pugna que mantenían, en aquel momento, las personas que saqueaban los nidos de las tortugas para robar los huevos y los ambientalistas, que eran encabezados, entre otros, por Jairo Mora.

El juez advirtió de que la sentencia la tomaron con base en las pruebas y no por presiones, como lo alegó al terminar el debate el defensor, John Alexander Quesada Olivares, quien agregó que va a llevar a apelación el fallo.

En cambio, para Rodrigo Araya, representante de los padres de Jairo Mora, en el juicio se logró establecer que "había aquí sentadas cuatro personas que mataron a Jairo. Es un crimen que no queda impune. Se logra la paz para la familia".

Para el fiscal Miguel Ramírez, es una reivindicatoria: "Se confirma que el Ministerio Público actuó correctamente; las investigaciones fueron acertadas".