Carlos Arguedas C.. 25 julio, 2009
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

El Ministerio Público allanó ayer las sedes del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) en La Uruca, San José , y en Heredia, como parte de una investigación por un supuesto fraude en la contratación de empresas para impartir cursos de inglés e informática.

La acción la ejecutó entre las 8:30 a. m. y alrededor de las 2 p. m. la Fiscalía Adjunta de Económicos, Tributarios y Corrupción, en conjunto con agentes de la Sección de Fraudes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La Oficina de Asesoría Técnica y Relaciones Internacionales (Oatri) de la Fiscalía General de la República informó de que se investiga la legalidad en el manejo de cerca de ¢6.500 millones girados a 30 empresas privadas.

Se trata de contratos que fueron suscritos entre mayo del 2008 y mayo del 2009; el caso se tramita por el delito de peculado.

Este delito es penado con cárcel de tres a 12 años para el funcionario público o particular que sustraiga dinero o bienes del Estado. La Fiscalía dijo que por el momento la investigación es contra desconocido.

Descargo. Carlos Sequeira Lépiz, presidente ejecutivo del INA, en un comunicado de prensa, dijo que la acción policial se derivó de un informe de la Auditoría Interna, que trascendió en abril de este año.

Agregó que ese informe tiene que ver con las contrataciones de servicios de capacitación y que se solicitaba reforzar las medidas de control interno, lo cual fue atendido oportunamente.

Sequeira insistió en que “las autoridades y el personal del INA han prestado y continuarán brindando toda la cooperación que requieran las autoridades judiciales con estas diligencias”.

Detalles. Aunque la Fiscalía se mantuvo hermética ante el pedido de detalles de cómo se cometió el fraude, en el informe de la Auditoría Interna del INA se analizaron las llamadas contrataciones bajo la modalidad “llave en mano”.

Ese sistema permite a la entidad reclutar firmas privadas o públicas para que impartan lecciones, y establecer las condiciones del servicio. Con ese procedimiento, el INA fija el precio que pagará por estudiante (los cursos son gratuitos para los alumnos), los materiales didácticos a utilizar, las especificaciones de las computadoras y programas informáticos y la cantidad de personas por aula.

Para la Auditoría, el reglamento de contratación tiene instrucciones poco claras; por ejemplo, el cartel diseñado para contratar a los institutos es un machote (formulario genérico).

Además, señaló que el reglamento se presta para que se dé la contratación de instructores de los cursos carentes de conocimientos metodológicos.