Hugo Solano C.. 8 abril, 2017

(Video) Erupción de agua y vapor en cráter del volcán Poás

Dentro de la actividad de un volcán activo como el Poás, en Alajuela, los guardaparques y visitantes observaron el viernes el espectáculo de una fumarola que lanzó agua y gases que corrieron dentro del cráter activo e irritaron levemente las vías respiratorias y los ojos de los presentes.

La fumarola en el cráter llamó la atención de funcionarios de ese Parque Nacional y de dos guías de turistas casi al mediodía del viernes.

El día antes un grupo de científicos del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) estuvo en el cráter y esa fumarola no estaba.

Los expertos del Ovsicori muestreaban el jueves gases de la enorme pared o domo de 40 metros de alto que años atrás se formó en el centro, así como del agua en el lago ácido al otro lado del domo.

El viernes una columna de vapor al sur del cráter, bajo el mirador, dio la alerta sobre esa fumarola.

Funcionarios del Ovsicori regresaron el sitio y confirmaron la presencia de una fuente vigorosa. El agua salió a la temperatura de ebullición ( unos 90°C) generando un río en el playón y una columna de vapor que fue captada con la cámara de video de Geoffroy Avard, uno de los vulcanólogos presentes.

Actividad tipo géiser llamó la atención de los visitantes del Poás el viernes.
Actividad tipo géiser llamó la atención de los visitantes del Poás el viernes.

Los análisis revelan agua rica en gases magmáticos ácidos y que las personas cerca del cráter reportaron un olor fuerte y sofocante e incluso algunos reaccionaron con tos e irritación en las vías respiratorias superiores y en los ojos, así como un sabor áspero en la boca, informó el Ovsicori en sus redes sociales.

Se detectó una concentración importante de gases magmáticos frescos, como el dióxido de azufre (SO2 ) y el cloruro de hidrógeno (HCl), entre otros.

Esos análisis presentan características muy parecidas al material que un día antes los vulcanólogos habían recolectado en el lago.

Los expertos también indicaron que un sismo pequeño y superficial, registrado a las 7:23 p. m. del 6 de abril, un kilómetro al sureste de la fuente podría estar relacionado con ese cambio de actividad.

Desde principios de este año el grupo de monitoreo de los volcanes observa cambios importantes en la actividad sísmica y la deformación de la corteza del Poás y, más recientemente, un aumento marcado y rápido en el flujo de gases magmáticos frescos y de calor a través del lago y del domo.

La presión en el agua caliente y sulfatada la hizo correr hacia el playón del domo y fue observada de cerca por científicos y guardaparques.
La presión en el agua caliente y sulfatada la hizo correr hacia el playón del domo y fue observada de cerca por científicos y guardaparques.

Esos cambios, a los que se suman explosiones observadas el sábado pasado, sugieren que magma fresco podría estarse incrustando desde niveles profundos hacia la superficie.

Por lo anterior, el Ovsicori recomendó a los visitantes de ese Parque Nacional no quedarse en el mirador si sienten una molestia respiratoria.

De igual manera, estar preparados en caso de explosiones súbitas con gases.

"Los visitantes no deben quedarse en el mirador si sienten molestia respiratoria y deben estar preparados en caso de explosiones freáticas súbitas", dicen los expertos.

El vulcanólogo Eliécer Duarte, dijo que el domo emergió en la actividad del Poás entre 1953 y 1955. Estaba en el centro de un gran lago y lo dividió en dos, una parte se secó y es el playón actual y la otra mitad quedó llena de agua.

Añadió que desde 1990 se han visto fumarolas en tres terrazas que existen ahí.

No descartó que otras fumarolas puedan surgir haciendo circunferencia alrededor del domo, debido al aumento de la temperatura a lo interno del macizo volcánico.

Dijo que un probable pulso de calor pudo superar la porosidad del domo y arribar a la atmósfera y, si progresa, puede generar actividad tipo géiser entre el domo y el lago.

Esta actividad fumarólica del Poás, en el año 1999, generó lluvia ácida que afectó cafetales y otros cultivos en cantones como Valverde Vega y Poás.
Esta actividad fumarólica del Poás, en el año 1999, generó lluvia ácida que afectó cafetales y otros cultivos en cantones como Valverde Vega y Poás.

También podría llevar incandescencia como en los años 2011 y 2012.

"Eso es muy normal porque los gases de alta temperatura recalientan la roca que está en el domo", acotó.

En 1981 el volcán superó los 1.000 grados en el domo, actualmente están arriba de los 250.

El lago está actualmente en 37 grados Celsius, pero en otras ocasiones ha alcanzado los 58.

Cuando aumenta la temperatura, todos los otros procesos se aceleran, por lo que tampoco descartó un escenario de lluvia ácida a futuro.

Duarte recordó que en 1989 el lago estuvo casi seco y en 1999 también hubo un pico de actividad, debido a que la energía alcanza la superficie y provoca esos cambios.