Desastres

‘Esposo de desaparecida (por temporal) se puso como loco; el río se la quitó de las manos’, narró testigo

Cruz Roja mantiene operativo para dar con mujer de 31 años, quien fue arrastrada por una cabeza de agua, el jueves, en Siquirres

Eran las 7 p. m. del jueves 22 de julio. Luis Alberto Bustamante contó que estaba en El Cocal de Siquirres, en Limón, cuando vio que el río Reventazón creció por las fuertes lluvias que caían.

Iba a tomar sus precauciones, cuando se percató que, del otro lado del cauce, había gente atrapada.

“Como somos vecinos, me fui a ver qué podía hacer, pero no había nada que hacer. El río estaba demasiado lleno. Sería arriesgar mi vida, ¿para qué tirarme? Lo que hicimos fue apoyar a los familiares que estaban de nuestro lado”, relató.

En un momento, pese a que la corriente era muy fuerte, María Auxiliadora Rodríguez Medina, su esposo y otras dos personas intentaron cruzar y ahí sobrevino la desgracia, añadió Bustamante.

“El río los arrastró a todos, a los varones y a las muchachas. Al marido se le zafó (Rodríguez) de la mano. Él no pudo hacer nada, él le gritaba: ‘María, mi amor’. Pero no había nada que hacer, ya el río le había quitado a María de las manos.

“Él corría por las orillas, se puso como loco, jalaba las matas llamando a la mujer, le gritábamos que tranquilo, que volviera a lo seco, que no se expusiera (...) porque el río se la quitó de las manos”, relató.

Desde ese momento, el paradero de Rodríguez, quien es mamá de tres hijos, uno de ellos de tan solo dos años, sigue siendo incierto, pese a los esfuerzos de la Cruz Roja por encontrarla.

Según esa entidad, ella y otro señor de 71 años, quien se perdió el mismo jueves en Tucurrique, en Cartago, son las únicas personas que estaban desaparecidas hasta la noche del lunes.

Sobre otros cuatro reportes de desaparecidos que tuvo la Cruz Roja, desde que comenzó el temporal, la entidad indicó que dos fueron encontrados muertos y otras dos personas aparecieron con vida.

‘La vida no ha sido muy buena’

Según contó Esmelda Cartín Marín, suegra de la desaparecida, desde que ocurrió esa desgracia, “la vida no ha sido muy buena”, puesto que casi también pierde a su hijo, quien era el esposo de la joven de 31 años.

Ella relató que, cuando se dan los hechos, la pareja venía saliendo de un terreno que tiene la familia para sembrar alimentos y obtener ganancias.

Cuando él se percató de que Rodríguez había sido arrastrada por el río, él se lanzó a las fuertes aguas para intentar rescatarla; sin embargo, no tuvo éxito.

“Cuando ellos iban a cruzar el río (Reventazón), se vino una cabeza de agua y esa cabeza se la arrebató a él. Venían de la mano, pero la cabeza vino fuerte y ella se le soltó.

“Él se agarró de unos palos y la vio por donde iba. Se quitó la mochila y las botas, se tiró (al río), pero como era de noche no la pudo ver y no supimos más de ella (...). A mi hijo lo rescataron a las 6 a. m del día siguiente (viernes) porque lo encontraron en la orilla del río”.

Eso, admitió, le dio tranquilidad; no obstante, saber que su nuera no aparece la llena de nostalgia, principalmente, por el hijo de dos años que tiene la mujer.

“Desde entonces, la vida no ha sido muy buena. Estamos pasando cosas muy difíciles. Teníamos la isla donde teníamos cosechitas para ayudarnos y ahora estamos aquí, con mi nuera perdida”, concluyó Cartín.

Katherine Chaves R.

Katherine Chaves R.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.