Desastres

Artista denuncia posible mano criminal en fuego que destruyó su casa y museo en La Unión

Cali Rivera califica de "invaluables" las pérdidas por incendio

El artista nacional Cali Rivera aún no sale del asombro por un incendio que destruyó por completo un museo que tenía en su propiedad, en el Taller del Artista, en La Unión de Cartago.

Rivera indicó que puso la denuncia ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) porque no descarta que el fuego se haya originado de manera intencional.

Lienzos y otras obras de arte, muchas de ellas abstractas, quedaron reducidas a cenizas, lo mismo que parte de una casa en la que el artista alberga desde hace dos décadas a músicos, bailarines, pintores y personas que trabajan en otras facetas del arte y que visitan nuestro país para exposiciones y presentaciones.

Rivera, de 48 años, dijo que estaban en un concierto de flautistas, clarinetistas y fagotistas del grupo nacional Eleus, como parte del Quinto Festival Internacional de Clarinetes, cuando surgió la alerta de fuego en el museo que está atrás de la cafetería y restaurante, por la calle que colinda con la iglesia de mormones.

Los bomberos recibieron la llamada a las 11:15 p. m. y diez minutos después llegó la primera unidad al sitio, ubicado 100 metros al oeste del cementerio de La Unión, y encontró la parte trasera del local envuelta en llamas.

Se trata de una construcción de madera y concreto en la que había algunos materiales inflamables que se usan en labores textiles.

Al momento del incendio permanecían unas 25 personas en la presentación, ya que otras se habían retirado.

Otras tres unidades llegaron en cuestión de 10 minutos y controlaron el fuego, pero ya había destruido 190 metros cuadrados del museo, que era de 200 metros cuadrados, así como 135 metros cuadrados de la parte que era usada como vivienda y medía 150 metros cuadrados, informó el Cuerpo de Bomberos.

Aunque no hubo personas heridas, Rivera calificó como "invaluables" las pérdidas en la casa usada para albergar artistas que se quedan por temporadas ahí.

En el lugar estaban también unos actores mexicanos que el pasado 3 de noviembre tuvieron que suspender una obra de teatro, porque estaban en plena faena cuando desde la calle trasera les comenzaron a tirar piedras, dijo Rivera.

Ese hecho, así como la molestia de algunos lugareños con la música y cantos de unas obras que algunas veces prevalecían hasta avanzada la noche hacen que el dueño de la propiedad no descarte mano criminal en el incendio.

Pese a ello, serán las investigaciones de Ingeniería de Bomberos y del OIJ las que determinen las causas del siniestro.

"Yo me levanté, fui a la casa y sentimos como que había un humo que estaba saliendo del techo y justo cuando abrí la puerta escuchamos una explosión y ya todo estaba en llamas", manifestó Rivera.

Según relató el afectado, cuando empezó el fuego, además de los espectadores, había cinco mexicanos y un salonero. Este último salió corriendo y empezó a gritarle a la gente: "Se está quemando la sala, se está quemando la instalación de la Madre Tierra" y los presentes se atemorizaron.

Aunque algunos querían rescatar las obras, el encargado del concierto les dijo a todos que por su seguridad salieran rápidamente.

Rivera añadió que perdió su trabajo de 30 años, en cuenta dos banderas que venían llegando de Polonia, la obra de la Madre Tierra que, según narró, era una pieza con un ensamble de esmeraldas, topacios y rubíes y estaba valorada en $35.000.

"Yo tengo el primer lugar del mundo en arte textil, del año 2010, entonces toda mi casa está llena de textiles, de banderas de cinco metros, aparte de todos los demás cuadros", afirmó.

Añadió que como artista independiente ha creado en la casa que le dejaron sus padres un proyecto para ayudar a artistas de todo el mundo.

La última exposición que tuvo en el Teatro Nacional, llamada Revelaciones, se salvó porque estaba expuesta en el Café Arte, indicó.

Otra pieza llamada Padrenuestro también se salvó, lo mismo que lienzos llamados Un rezo por Grecia y Un rezo por los pigmeos de África Central.

La casa está hipotecada y tenía póliza por unos $90.000, pero las obras de arte no porque, según explicó Rivera, en Costa Rica no hay seguros para este tipo de obras que muchos no entienden.

"Yo dedico mi vida entera a una cosa que nadie entiende, que es hacer banderas para elevar la energía del planeta".

Afirmó que perdió todo su patrimonio y no pudo asegurarlo nunca. Sus dos perros y el gato se salvaron del fuego.

"Yo creo en el arte como una manifestación del espíritu y este es el sueño de mi vida. Tener artistas, invitarlos y que no tengan que andar pasando peripecias por ahí, mal atendidos", dijo.

Rivera dijo que este martes llegó el alcalde de La Unión, Luis Carlos Villalobos, a solidarizarse con él y al mediodía todavía había personal de Bomberos haciendo investigaciones de lo que pudo haber pasado.

Se perdió la obra Globalización, que hizo en el 2005 para el simposio mundial de ecologistas.

"He llorado tanto que debo tener los ojos rojos, dijo entre sollozos a un amigo que lo llamó por teléfono. Perdí el Ave María, la obra interactiva que tenía música, el Todos somos uno. Me acabo de encontrar la bandera de la paz toda calcinada" dijo.

En adelante, su plan es seguir con el proyecto del Taller del Artista y para el jueves a las 7 p. m. los actores mexicanos y unos argentinos organizan una presentación en el restaurante, como parte de apoyo al artista que siempre los acoge.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.