Crímenes

Sospechoso de feminicidio de Sonia Durán irá un mes a internamiento en psiquiátrico

Juzgado Penal de Cartago le impuso esa medida cautelar a un mecánico de apellidos Taborda Candelo, mientras avanza la investigación en su contra

Un mecánico de precisión, quien figura como sospechoso del feminicidio de Sonia María del Socorro Durán Abarca, cumplirá como medida cautelar con un mes de internamiento psiquiátrico en el Centro de Atención para Personas con Enfermedad Mental en Conflicto con la Ley.

Así lo determinó el Juzgado Penal de Cartago el viernes anterior, durante la audiencia de solicitud de medidas cautelares, según confirmó este lunes la Fiscalía Adjunta de Cartago, que lleva el asunto dentro del expediente 21–002811–0058–PE.

“El caso se encuentra en investigación, por lo que, de momento, es todo lo que puede indicarse, en apego al artículo 295 del Código Procesal Penal”, detalló el Ministerio Público por medio de su oficina de prensa.

El crimen de Durán, de 56 años, se registró el pasado 12 de agosto en el Carmen, Cartago, dentro de la vivienda en la que ambos vivían, esto pese a que la casa era de la víctima y ella le había pedido al hombre que se fuera.

La pareja tenía cerca de un año de relación y, desde diciembre del 2020, vivían en la casa de la fallecida, según contó a La Nación Kimberly Pamela Quesada Durán, hija de doña Sonia.

“Ella (Durán) nunca le dijo a él (Taborda) que se viniera a vivir con ella, sino que él llegó un día a dormir, se empezó a traer la ropa y se quedó. Ella me decía que estaba molesta porque no quería juntarse con nadie (...).

“Incluso, ella me dijo que el lunes (9 de agosto) le pidió que se fuera y le alistó las cosas, él le dijo que se iba a ir al día siguiente, pero no fue así, más bien se tomó el tiempo de planear todo esto, porque hasta avisó en el trabajo que no iba a ir porque tenía una orden sanitaria, cuando todo era mentira”, manifestó Quesada.

La muchacha recordó que nunca vio que el hombre tratara mal a su madre, pero luego de lo sucedido, una amiga de la fallecida le contó que el sujeto la estaba ofendiendo, celando y manipulando.

“Mi mamá le contó a una amiga que él (Taborda) la venía ofendiendo de palabra, cuestionándole por qué iba al gimnasio, bajándole el autoestima, celándola y menospreciándola.

“Incluso, un día antes de esto (el crimen) ella le dijo a la amiga que ya no confiaba en él, pero creo que nadie pensó que fuera a hacer algo así, uno a veces ve las noticias y lamenta lo ocurrido, pero no piensa que pueda pasar en la familia (...).

“Realmente creo que él no aceptaba que mami (Sonia Durán) lo dejara y que le dijera que se fuera, él hasta le pidió recapacitar”, explicó la joven.

A diario Quesada hablaba con su madre y el miércoles 11 de agosto se despidió de ella a eso de las 10 p. m. A la mañana siguiente (jueves 12 de agosto) le escribió, pero al no tener respuesta decidió irse a la casa a buscarla.

Recordó que llegó a las 10:30 a. m. y como tenía llaves de la vivienda, intentó entrar, pero la puerta estaba bloqueada y necesitó ayuda.

Una vez adentro, se dirigió al cuarto de su madre y la encontró sin vida.

Ese mismo día, Taborda, de 65 años, fue localizado en otra de las habitaciones del inmueble. Él presentaba varias heridas de arma blanca en ambos brazos, tórax y abdomen, por lo cual estuvo hasta el pasado 18 de agosto internado en el Hospital Max Peralta, cuando fue detenido al ser dado de alta.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Periodista de la Sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.