Hugo Solano C.. 22 octubre
Maritza Martínez Lumbi fue asesinada de varios balazos en el barrio Los Lirios en Limón el 30 de mayo. Foto: Cortesía Limón Informa.
Maritza Martínez Lumbi fue asesinada de varios balazos en el barrio Los Lirios en Limón el 30 de mayo. Foto: Cortesía Limón Informa.

Cuando faltan 71 días para que termine el año, Limón concentra la cuarta parte de los asesinatos de todo el país, una proporción que no se ha visto en los últimos seis años.

Entre el 1.° de enero y el 20 de octubre, la región caribeña suma 111 crímenes, 22 homicidios más que en igual periodo del 2019, cuando se contabilizaban 89.

De esta manera, Limón se convierte en el territorio que más incide en el repunte general de asesinatos en el país, que a la fecha suma 448 víctimas, seis más con respecto al mismo día del año pasado.

Con excepción de Talamanca, el resto de cantones de esa provincia aparecen entre los 16 más sacudidos por mortales hechos de sangre.

Solo entre el fin de semana y este martes hubo diez asesinatos, tres de ellos en Westfalia de Matama y Penshurt de Valle La Estrella, cantón de Limón, así como uno en barrio Guayacán de Guácimo.

Aunque otras provincias como Puntarenas, Heredia y Alajuela también tienen hasta ahora cifras mayores que en igual periodo del año pasado, los aumentos son entre cinco y siete homicidios más, es decir sin diferencias tan marcadas como en Limón.

Por el contrario, la provincia de San José tiene 14 casos menos que en igual periodo del 2019, pues registra 131, y Cartago lleva 11 menos, al contabilizar un total de 29.

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, indicó que los bloqueos en carreteras y las protestas sociales de los últimos 15 días repercuten en las labores de patrullaje que antes permitían mitigar los homicidios, pues se vieron obligados a destinar casi todo el recurso policial en las manifestaciones.

“La delincuencia lo ha aprovechado. Ya nos estamos reorganizando para empezar este fin de semana con megaoperativos, retomarlos y tratar de hacer un buen cierre de año”, dijo Soto.

El jerarca se mostró optimista en que se puede revertir la tendencia creciente antes de que termine el año.

En Ticabán de Pococí, mataron el 29 de setiembre a Rónald Chavarría, peón agrícola y de construcción que viajaba en moto cuando lo interceptaron. Foto: Reiner Montero.
En Ticabán de Pococí, mataron el 29 de setiembre a Rónald Chavarría, peón agrícola y de construcción que viajaba en moto cuando lo interceptaron. Foto: Reiner Montero.
Cantones con cifras rojas

Actualmente, la cantidad de homicidios en el cantón central de Limón (43), es prácticamente la misma que en el cantón central de San José (44), con la gran diferencia de que en Limón centro viven 114.594 personas, mientras que el cantón central de San José tiene 342.188 habitantes.

Lo anterior deja ver que con la tercera parte de habitantes, el cantón de Limón tiene igual número de muertes homicidas que la capital.

En algunos cantones del Caribe, los asesinatos han cobrado protagonismo por factores como la migración de bandas delictivas a la periferia. Pococí es uno de ellos y aparece como el quinto con más asesinatos (23) y Matina es el sexto (21) en lo que va del año.

Las estadísticas también dejan ver que hasta hoy, 20 cantones concentran el 76% de los asesinatos.

Además de Limón, Pococí, Siquirres, Matina y Guácimo, aparecen los cantones centrales de San José, Puntarenas, Alajuela, Heredia y Cartago, así como Desamparados, Goicoechea, San Carlos, Corredores, La Unión, Tibás, Alajuelita, Curridabat, Coronado y Sarapiquí.

En La Unión, Cartago, las autoridades han determinado que la lucha por territorio que disputan varias narcobandas ha hecho recrudecer las muertes homicidas, principalmente por ajustes de cuentas.

Hasta 15 años sin asesinatos

Por el contrario, hay 23 cantones donde aún el OIJ no registra homicidios. Algunos de ellos han sido tradicionalmente zonas libres de este delito o con muy poca incidencia. Varios están en zonas rurales y otros en áreas urbanas.

En Guanacaste, Hojancha tiene el récord al sobrepasar los 15 años sin que la comunidad haya sido sacudida por un asesinato.

Entre los que el año pasado cerraron sin muertes homicidas y este año siguen ese comportamiento, están los cantones rurales de Dota, San Mateo, Zarcero, Los Chiles y Guatuso, así como el cantón urbano de Flores.

Este año también aparecen libres de homicidios otros como Puriscal, Acosta, San Pablo, Santa Bárbara y Belén.