Katherine Chaves R., Réiner Montero. 4 junio
Uno de los heridos fue llevado al hospital Tony Facio, en Limón. Foto: Réiner Montero
Uno de los heridos fue llevado al hospital Tony Facio, en Limón. Foto: Réiner Montero

Al menos tres pistoleros persiguieron para matar a dos hombres en un bar en Siquirres, Limón.

El tiroteo ocurrió a eso de la 1:25 a. m. y producto de ello, otras tres personas quedaron heridas. Dos de ellas fueron llevadas al hospital Tony Facio, en Limón; el otro no ameritó atención en el centro médico, puesto que tenía una herida superficial.

Una de las víctimas mortales fue identificada como German Rodrigo Arias Hadges, de 34 años, quien ha sido pasado por homicidio, tentativa de homicidio, tráfico de drogas, agresión con armas y amenazas agravadas. Él tenía una herida en el brazo izquierdo y un golpe en la cara, por lo que falleció en el sitio.

El otro fallecido es Jonathan Gaitán Montiel, de 30 años, quien tenía antecedentes por amenazas agravadas, agresión y tráfico de drogas. Él tenía balazos en el muslo, en el glúteo, en el abdomen y en el pecho. Murió en la clínica de Siquirres.

Mientras que los heridos son de apellidos Guzmán Araya, de 39 años, y Arias Otoya, de 30. Según la Policía, estos también eran objetivo de los pistoleros.

El otro lesionado es apellidado Blackwood Harvey, de 55 años, quien es el propietario del bar. Él tenía una herida superficial en el tobillo.

Según la versión preliminar del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), tanto los dos fallecidos, como los dos trasladados al hospital, departían en las afueras del negocio.

En un momento dado, llegó un carro con tres sujetos a bordo y comenzaron a disparar con una pistola 9 milímetros y un fusil de asalto AK-47.

Al ver el ataque, las cuatro víctimas intentaron huir, por lo que ingresaron al bar. No obstante, los agresores los persiguieron. Ahí resultó herido el propietario.

Los agresores huyeron en el sitio y, de momento, no han sido detenidos.

Por la forma en cómo se dio la agresión, el OIJ maneja que se trataría de un ajuste de cuentas por drogas.