Carlos Arguedas C.. 1 febrero
El homicidio se produjo la madrugada de este sábado a la 1:45 a. m. en unos búnker en la León XIII, cerca de un puente peatonal sobre la Quebrada Rivera y que comunica con la Peregrina. Fotografía con fines ilustrativos de José Cordero
El homicidio se produjo la madrugada de este sábado a la 1:45 a. m. en unos búnker en la León XIII, cerca de un puente peatonal sobre la Quebrada Rivera y que comunica con la Peregrina. Fotografía con fines ilustrativos de José Cordero

Un pistolero asesinó de al menos siete balazos a un hombre la madrugada de este sábado en un búnker en la ciudadela León XIII, de Tibás, San José.

El homicidio lo confirmaron el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Cruz Roja Costarricense, que detallaron que el hecho se produjo a la 1:45 a. m.

La víctima fue identificada como Alejandro Fallas Figueroa, de 52 años, y quien es oriundo de Nicaragua, pero tenía mucho tiempo de radicar en suelo costarricense.

El fallecido registra antecedentes judiciales pues el 12 de mayo del 2014 lo detuvieron como sospechoso de asaltar un camión repartidor de comestibles. El hecho ocurrió cerca del túnel Zurquí en la ruta que comunica a San José con Limón.

No fue posible determinar este sábado si Fallas fue condenado por ese caso, pero en aquel momento se informó que en otras ocasiones lo habían detenido por estar implicado en delitos como robo agravado, desobediencia y agresión.

Ataque sorpresa

De acuerdo con el informe de la Policía Judicial, el crimen de Alejandro Fallas se produjo en una serie de ranchos, conocido por las autoridades como búnkers, en los cuales usualmente se utilizan para la venta y consumo de droga. Estos se encuentran al final de la León XIII, en las laderas del río Quebrada Rivera y muy cerca de un puente peatonal que comunica con la Peregrina.

Algunos testigos dijeron a la policía que al parecer un sujeto llegó al lugar en el cual estaba Fallas y lo llamó. Este hombre, al parecer, abrió una cortina de tela (que sirve como puerta) y en ese momento le comenzaron a disparar.

Las autoridades presumen que la víctima intentó huir hacia el interior del rancho y le dio la espalda al pistolero, razón por la cual presentaba los disparos en la parte posterior del cuerpo, es decir en la espalda, cabeza y hombro.

En el sitio se recogieron cerca de nueve casquillos 9 mm, así como un cargador.

El móvil del crimen se desconoce pero no se descarta que sea por una disputa por la venta de estupefacientes.

Agentes del OIJ se encargaron de recoger el cuerpo y de trasladarlo a la Medicatura Forense, en San Joaquín de Flores, Heredia para realizarle la respectiva autopsia.