Eillyn Jiménez B.. Hace 2 días
El OIJ encontró restos óseos en un carro quemado que se ubicó el sábado anterior en La Cuesta de Corredores, Puntarenas. Foto: OIJ para LN
El OIJ encontró restos óseos en un carro quemado que se ubicó el sábado anterior en La Cuesta de Corredores, Puntarenas. Foto: OIJ para LN

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) encontraron restos óseos dentro de un vehículo panameño que apareció quemado en un palmar en La Cuesta de Corredores, Puntarenas.

El hallazgo del carro se registró el sábado por la noche; sin embargo, fue hasta este miércoles que agentes de troquelados, quienes se encargan, entre otras cosas, de revisar las inscripciones en diferentes partes de un vehículo, los que ubicaron algunos huesos.

Estos oficiales forman parte de la Sección de Pericias Físicas de la Policía Judicial.

Esteban Obando, jefe regional del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Corredores, manifestó que el caso permanece en investigación, por lo que este jueves aún trabajaban en el sitio.

“El OIJ de Corredores investiga la aparición de un vehículo totalmente quemado, en el cual nuestros agentes ubicaron restos óseos al momento de la revisión. Estamos realizando diligencias de investigación en el sitio”, manifestó Obando.

Trascendió que al comunicarse con autoridades panameñas se confirmó la desaparición de una persona, pero será luego de múltiples exámenes forenses que pueda determinarse la identidad de la víctima.

(Video) Agentes del OIJ ubican restos óseos en carro quemado

Caso similar en Liberia

El pasado 11 de marzo el cuerpo de un joven jugador de béisbol apareció dentro de un automóvil quemado en barrio Los Terreros, en Liberia, Guanacaste.

La víctima de ese caso fue identificada como Andrés Julián Bustos Fuentes, de 21 años.

Al parecer, ese día el muchacho recibió una llamada telefónica para que se reuniera con una persona conocida y, a las 3:07 p. m., los Bomberos ubicaron el vehículo.

Bustos era lanzador, pero también jugaba la tercera base y era un excelente bateador, pues para el momento de los hechos era líder de bateo, carreras empujadas y cuadrangulares de la Liga del Norte.

Incluso, estuvo dos años en una academia en Nicaragua donde además de recibir instrucción en técnicas de béisbol, estudió inglés.

Después, regresó a Liberia, donde comenzó a laborar como taxista, pero luego se dedicó por completo al béisbol, pues lo contrató el equipo Constructores de Upala, que participa en la llamada Liga del Norte, que se juega en el cantón alajuelense.