Reiner Montero, corresponsal, Hugo Solano C.. 4 julio
Un perro adiestrado en la búsqueda de restos humanos ayudó a la Policía a encontrar huesos dispersos en varios puntos de una zona montañosa. Foto: Reiner Montero.
Un perro adiestrado en la búsqueda de restos humanos ayudó a la Policía a encontrar huesos dispersos en varios puntos de una zona montañosa. Foto: Reiner Montero.

Una información confidencial de un ciudadano permitió a agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Guápiles hallar una fosa clandestina en Pocora de Guácimo, Limón.

En primera instancia, el informante reveló a oficiales de la Fuerza Pública que en una finca de la Argentina, en Pocora, el propietario había encontrado lo que parecía una fosa de tierra recientemente removida.

La Policía Judicial llegó al sitio y encontró huesos humanos en la propiedad cerca del río Destierro, unos 15 kilómetros al sur de Pocora.

Los agentes judiciales confirmaron que se trataba de osamentas humanas, algunas esparcidas en diferentes puntos.

La Policía llegó con personal experto en detección de restos humanos que, con ayuda de un perro adiestrado de la unidad canina, encontró los huesos dispersos.

En un radio de aproximadamente 500 metros de zona montañosa estaban los restos, entre ellos una mandíbula. Cerca de donde estaba la mandíbula, fue encontrado un cráneo.

El río Destierro marca el límite entre los cantones de Guácimo y Siquirres.

Algunos de los huesos encontrados aún tenían tejido, lo que hace pensar a las autoridades de que tienen pocos días de estar en ese lugar.

Otros podrían tener meses e incluso años de estar en el sitio, según las primeras observaciones de los médicos forenses, quienes recibieron fotografías tomadas en el lugar.

Los especialistas del Complejo Forense estimaron, con base en las fotos , que sí son humanos, pero serán los exámenes posteriores los que así lo confirmen.

La Policía encontró cal, que es utilizada para el retraso de la descomposición de restos y para confundir el olfato de los perros.

Autoridades sospechan que originalmente los huesos estuvieron sepultados, pero, al parecer, desconocidos excavaron para intentar desaparecerlos.

La calle principal está a kilómetro y medio del lugar del hallazgo.

El operativo de la Policía Judicial podría extenderse hasta este domingo, para determinar la cantidad de cadáveres que habrían sido llevados al lugar.

Los huesos serán trasladados a la Medicatura Forense, para tratar de determinar de quiénes se trata, a partir de las personas reportadas como desaparecidas en esa zona. También se buscan rastros de la persona o personas que pudieron llevarlos hasta ese sitio.

Dentro de los restos se encontró una prótesis dental, con aparentes piezas de oro, que podrían ser determinantes en la identificación de las víctimas.