Crímenes

Exconvicto muere acribillado a balazos al salir con una cerveza de una licorera

En el 2015, víctima fue condenado por narcotráfico en un proceso abreviado. Actualmente era dueño de un lavacar en Palmar Norte de Osa

Un exconvicto por narcotráfico murió acribillado a balazos la noche del viernes, luego de que salió con una cerveza de una licorera en el centro de Palmar Norte, en el cantón de Osa Puntarenas. El homicidio se produjo a las 9:30 p. m. cuando la víctima, Gamaliel Alexánder Hernández Navarro, de 45 años, caminaba hacia un automóvil de su propiedad, que tenía aparcado al otro lado de la calle.

De acuerdo con la información suministrada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el cuerpo presentaba múltiples impactos de bala, al parecer, de un fusil M16. Los gatilleros, se presume, eran tres individuos que llegaron al lugar en motocicletas y que luego de la balacera escaparon con rumbo desconocido.

Gamaliel Hernández, conocido como el Gordo, había sido detenido por oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD) el 14 de mayo del 2014, como sospechoso de liderar, junto con Camila Díaz Franco, un grupo que se dedicaba a la venta de cocaína, crack y marihuana en comunidades de la zona sur como Palmar Norte, Palmar Sur, Ciudad Cortés, Ciudad Neily y La Cuesta, en los cantones de Osa y Corredores.

En el expediente judicial sobre ese caso, 13-200617-0454-PE, se detalla que durante una investigación que inició en julio del 2013 y concluyó el 14 de mayo del 2014, se pudo determinar que Franco, que era vecina de La Cuesta, se encargaba de proveer la droga y Hernández de distribuirla. Durante el año 2015, el hombre se sometió a un proceso abreviado, aceptó el delito y fue condenado a una pena cuyo monto no fue posible conocer este sábado. En tanto Franco y otro imputado, Norberto Rodríguez Carrillo, se sometieron a un juicio y el 5 de noviembre del 2015 los castigaron con 10 años de prisión.

Según informes de las autoridades, en los últimos meses Hernández había sido objeto de ataques a balazos en los cuales resultó ileso. Uno de ellos ocurrió en noviembre del año pasado cuando le dispararon a su vivienda ubicada en las cercanías del río Térraba. La otra ocasión fue en el centro de Palmar, cuando al estar con un amigo conversando en vía pública, dos motociclistas le dispararon. En esa ocasión Hernández solo recibió el roce de una bala. El fallecido también era dueño de un lavacar ubicado en el centro de Palmar Norte.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.