Por: Hugo Solano C..   12 diciembre, 2017

Un individuo, de apellidos Solano Centeno de 31 años, murió de varios balazos cuando ingresó con ropa negra y pasamontañas a una casa en Cahuita de Limón y el propietario lo sorprendió.

La Policía Judicial decomisó el arma usada por el comerciante, así como la que llevaba uno de los hombres que quedó sin vida dentro de la vivienda. Foto: Reiner Montero.
La Policía Judicial decomisó el arma usada por el comerciante, así como la que llevaba uno de los hombres que quedó sin vida dentro de la vivienda. Foto: Reiner Montero.

El suceso ocurrió a eso de las 11 p. m. del lunes en Punta Riel distrito de Cahuita, contiguo al súper El Negro.

Según los datos preliminares de la Policía, el dueño de la vivienda y el local comercial iba llegando a su propiedad en compañía de su familia, cuando decidió ir a la parte trasera de la casa para alimentar a los perros.

Fue ahí cuando el empresario, de apellido González, escuchó ruidos extraños y, al asomarse, se percató de que había un sujeto vestido de negro, con pasamontañas y armado.

El sospechoso le disparó al comerciante en una mano, por lo que el hombre sacó su arma y disparó, lo que le permitió impactar al delincuente.

Solano presentaba al menos diez orificios por proyectil de arma de fuego y falleció en el sitio, cerca del cuerpo una pistola que portaba el asaltante.

Cuando llegaron los cruzrojistas del Valle La Estrella, el hombre estaba sin vida, pues recibió varios disparos. El fallecido tenía 31 años, era vecino de Guácimo, soltero y padre de dos menores.

El comerciante utilizó una pistola calibre 9 milímetros, la cual quedó en manos de los agentes del OIJ para las pesquisas.

Las autoridades no descartan que cerca del lugar estuviera un vehículo en el que llegaron los individuos, que esperaban al comerciante para un posible asalto. Se presume que los delincuentes ingresaron a la casa por el cuarto de pilas.

La escena quedo custodiada por personal de la Fuerza Pública hasta que los agentes del OIJ levantaron el cadáver en la madrugada de este martes.

La investigación quedó a cargo del personal del OIJ de Bribrí, Talamanca.