16 febrero, 1996
Mínor Masís Artavia es uno de los imputados en el caso del denominado comando Cobra. El era el líder del grupo al que se atribuye una atroz acción policial.
Mínor Masís Artavia es uno de los imputados en el caso del denominado comando Cobra. El era el líder del grupo al que se atribuye una atroz acción policial.

Cuatro años tuvieron que transcurrir para que los exintegrantes del denominado comando Cobra sean llevados a un juicio, cuya fecha definitiva fue fijada para la semana del 15 al 19 de abril.

Sin embargo, únicamente 10 de los 12 imputados por delitos como homicidio y hurto agravado, violación, robo y privación de libertad agravada llegarán hasta el estrado judicial, pues los dos restantes fueron declarados en estado de rebeldía por el Tribunal Superior Penal de Limón, sección Primera.

El comando Cobra fue un grupo de 12 efectivos de la Guardia de Asistencia Rural a quienes se acusó por los delitos anteriores tras un operativo que realizaron del 19 al 23 de febrero de 1992 en Talamanca contra presuntos narcotraficantes.

Funcionarios de la oficina de Relaciones Públicas del Poder Judicial explicaron que la elevación a juicio de este caso se retrasó por cuanto se pretendía tener localizados y citados a todos los imputados para el día del debate, lo cual no fue posible ante la ausencia de dos de ellos, Herberth Chaves y Gregorio Tijerino.

Largo proceso

Desde junio de 1993, el Juzgado Segundo de Instrucción de Limón ordenó un requerimiento de elevación a juicio contra los exmiembros del comando Cobra.

Previamente ya habían comparecido y declarado 27 personas como testigos del caso.

Empero, una apelación contra esa resolución dio al traste con la posibilidad de realizar el juicio en una fecha cercana a la anterior. En consecuencia, el caso fue remitido al Tribunal Superior de Limón que ahora tiene a cargo el asunto.

Esa dependencia penal está presidida por el juez Carlos Porras y también la integran los jueces Celso Gamboa y Nelson Rodríguez.

La Nación conversó ayer en el abogado José Antonio Corea Martínez, defensor de Mínor Masís, exlíder del comando Cobra, quien atribuyó los retrasos en el proceso a la declaratoria de nulidad sobre algunas pruebas.

Corea explicó que al sitio en el que se encontraron los cadáveres no se presentó un juez a recabar la prueba como se amerita en estos casos, sino que lo hizo la Guardia Civil por lo que parte de las evidencias fueron descartadas.

Los 10 integrantes de ese grupo se encuentran todos en libertad tras haber pagado una fianza de ¢30.000 cada uno.

La historia de un comando

El siguiente es un recuento del proceso judicial contra el denominado comando Cobra que en el mes de abril será llevado a juicio:

¿Qué?

Juicio contra el comando Cobra, un exgrupo de 12 miembros de la Guardia Rural acusados por homicidio agravado, robo agravado, privación de libertad agravada, violación y hurto, a raíz de un operativo contra supuestos narcotraficantes que realizaron entre el 19 y 23 de febrero de 1992, en Talamanca.

¿Cuándo?

El debate se realizará del 15 al 19 de abril en el Tribunal Superior Penal, sección Primera de Limón.

¿Quiénes son?

Los imputados son Mínor Masís Artavia, acusado de violación, privación de libertad agravada, homicidio, hurto agravado y robo; Manuel Sarmiento Argüello, procesado por violación, privación de libertad, hurto agravado y robo, y Ricardo Garro Alvarado, a quien se imputan los delitos de violación, privación de libertad, hurto agravado y robo.

También figuran como acusados Omar Carmona Carmona, Juan Montoya Rodríguez, Carlos Picado García, Rafael Angel Rodríguez, Alfonso Zamora Arias, Juan Varela Solano, Wigberto Cruz Cerdas, Gregorio Tijerino Ruiz y Herberth Chaves, todos ellos acusados por hurto agravado, robo agravado y privación de libertad agravada.