21 enero, 2011
 Félix Araya (al fondo) alegó ser inocente. | CARLOS HERNÁNDEZ
Félix Araya (al fondo) alegó ser inocente. | CARLOS HERNÁNDEZ

Ciudad Quesada. Félix María Araya, conocido como Gato Félix, su sobrino Carlos Morales Araya y el exagente de la Fuerza Pública Víctor Hidalgo fueron condenados a cinco años de prisión cada uno.

El Tribunal de Juicio de San Carlos, por unanimidad, los halló culpables ayer de un delito de robo agravado en grado de tentativa.

Además, por solicitud del fiscal Leonardo Pereira, quien argumentó peligro de fuga, los jueces les ampliaron seis meses la prisión preventiva mientras el fallo de la condena queda en firme.

Los hechos que motivaron la condena sucedieron el 2 de diciembre del 2009, cuando los acusados intentaron robar en el almacén Gollo, en La Fortuna de San Carlos.

En esa ocasión, según el fiscal, Araya, Morales e Hidalgo abortaron su plan cuando se percataron de que un vecino los había descubierto.

Ya para entonces, estaba abierta la cortina metálica del almacén, desconectado el servicio eléctrico, la alarma y una sirena.

Los sujetos fueron detenidos por la Fuerza Pública pocos minutos después frente a la escuela local. En el interior del carro las autoridades hallaron alicates, un equipo de acetileno, otras herramientas y un juego de llaves maestras.

Los jueces Gregorio Briguera, Marco Lizano y Humberto Rodríguez fundamentaron su decisión en los suficientes elementos probatorios que presentó la Fiscalía.

Por su lado, Félix Araya aseveró en la fase de conclusiones ser inocente. “Me detuvieron por la fama que me han creado en este país”, agregó al pedir su absolución.

Los abogados defensores anunciaron que apelarán la sentencia ante Casación.