Alonso Tenorio, Marco Marín, Hugo Solano C.. 9 julio
Una llamada al 9-1-1 alertó a los Bomberos de que salía humo de un rancho tipo precario en Sabana norte, San José. Cuando las llamas fueron controladas los rescatistas encontraron los tres cuerpos carbonizados. Foto: Alonso Tenorio
Una llamada al 9-1-1 alertó a los Bomberos de que salía humo de un rancho tipo precario en Sabana norte, San José. Cuando las llamas fueron controladas los rescatistas encontraron los tres cuerpos carbonizados. Foto: Alonso Tenorio

Tres adultos mayores, uno de ellos que se movilizaba con ayuda de una silla de ruedas, fallecieron la madrugada de este lunes, producto de un incendio ocurrido en el rancho donde vivían a un lado de la autopista General Cañas, en Sabana norte, San José.

El Cuerpo de Bomberos atendió la emergencia a las 2:33 a. m. con dos unidades extintoras y una de rescate de Pavas y barrio México. Se logró controlar el fuego a las 3:03 a. m. y 12 minutos después se confirmó el hallazgo de los tres cadáveres.

A las 4 p. m., Luis Salas, jefe de operaciones de Bomberos, afirmó que los investigadores seguían en el sitio.

Entre las posibles fuentes de ignición encontraron dos fogones, muchas colillas de cigarros, un cableado subterráneo que les llevaba electricidad de manera ilegal hasta el rancho y restos de espirales para espantar zancudos.

André Céspedes, supervisor de ese cuerpo de socorro, confirmó que las víctimas quedaron con quemaduras muy severas. Al cierre de edición, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no las había identificado, pues estaban irreconocibles y ningún familiar se ha presentado.

Tres varones, aún sin identificar, son las víctimas de un incendio en una estructura de madera de 30 metros cuadrados. Foto: Alonso Tenorio
Tres varones, aún sin identificar, son las víctimas de un incendio en una estructura de madera de 30 metros cuadrados. Foto: Alonso Tenorio

De acuerdo con Céspedes, dos de los muertos fueron hallados a lo interno de la estructura de madera, mientras que un tercero estaba más cerca de la entrada, este último tenía quemaduras en un 95% del cuerpo.

En la escena también se encontró una silla de ruedas que no fue alcanzada por las llamas.

El rancho se encontraba unos 200 metros al norte del supermercado Mas x Menos, por una calle paralela a la pista. Para llegar había que bajar por una pendiente entre la maleza.

La estructura era de unos 30 metros cuadrados y fue consumida por completo.

Los bomberos llevaban un tendido de mangueras listo y unos 2.500 galones de agua, por lo que no hubo atrasos en la atención.

El levantamiento de los cuerpos finalizó a las 6 a. m. Los investigadores de Ingeniería de Bomberos se quedaron luego con agentes del OIJ en la recolección evidencias para determinar el origen del incendio.

Perros de la Unidad Canina, adiestrados para detectar acelerantes, fueron llevados al sitio.

Algunos vecinos dijeron al OIJ que uno de los fallecidos era conocido como Mario, agregaron que a veces los veían pasar, pero no se relacionaban mucho.

A unos 40 metros del rancho quemado vivían otras personas quienes fueron las que alertaron de la emergencia al sistema 9-1-1.

La madrugada del 26 abril, un niño de siete años y su hermana de 10 también fallecieron producto de las llamas, cuando se encontraban en el apartamento en que vivían en San Francisco de Dos Ríos, San José.

Esa vez los bomberos informaron que al parecer los niños estaban solos cuando ocurrió la emergencia. No obstante, el caso sigue en investigación, sin que se haya determinado el origen del fuego.

En lo que va del 2018, suman 14 las víctimas de incendios, cifra que ya igualó a la totalidad de fallecidos entre llamas en el 2017.

Solo la provincia de Heredia se ha librado de fallecidos en incendios este año.
Solo la provincia de Heredia se ha librado de fallecidos en incendios este año.

Según datos de Bomberos, de las víctimas mortales del año pasado, cuatro eran menores, mientras que en el 2016 las víctimas totales fueron 18, seis de ellas niños.

Este año, entre las 14 personas que han perdido la vida en conflagraciones, aparecen dos menores. Se trata de una niña de 10 años y se hermano de ocho.