Sabores
Chef

La gelatina es un alimento que aporta varios beneficios a nuestro organismo por el alto contenido de colágeno que posee. De acuerdo con el portal de Salud Digital “el colágeno es una proteína capaz de aportar nutrientes complementarios para la piel, uñas, cabello, huesos y cartílagos, ayudando a que estén más saludables”.

Asimismo, se resalta que la gelatina favorece nuestra salud intestinal debido a que “los aminoácidos presentes en la gelatina alimentan las paredes de los intestinos, promoviendo la restauración del daño causado por mala alimentación, consumo de medicaciones y ciertas condiciones médicas”. El portal Salud Digital también menciona que la gelatina beneficia a las personas que están o quieren iniciar una mejor alimentación porque “ayuda a mantener una dieta saludable. Se podría decir que la gelatina es básicamente pura proteína, ya que el colágeno con la que se elabora originariamente comprende una cadena de relevantes aminoácidos. Debido a ello su aporte calórico es casi nulo. Sin tomar en cuenta el azúcar y los saborizantes, por cada cinco gramos aporta tan solo 17 calorías”.

Por otro lado, la página de MedlinePlus señala que se recomienda el consumo de gelatina para el tratamiento de la osteoartritis, la artritis reumatoide y los huesos frágiles, ya que fortalece tanto los huesos como las articulaciones.

Aquí le dejamos la receta para aproximadamente 6 personas.

Ingredientes:
  • 2 tazas de leche
  • 21 gramos de gelatina sin sabor
  • 1 taza de crema de café irlandés
  • 1 taza de leche condensada
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Molde mediano para gelatina
  • Olla honda mediana
  • Taza medidora
Preparación

1. Añada la gelatina poco a poco en media taza con agua fría. Revuelve levemente y deja que se hidrate por 5 minutos.

2. Caliente a baño María dentro de una olla con agua hasta que se disuelva. Después retira del fuego y conserva.3. Calienta la leche a fuego bajo en la olla honda. Cuando ya se esté calentando, añada la leche condensada y la crema de Baileys. No dejes que hierva.

4. Mezcle bien y agrege la vainilla. A continuación, mueva nuevamente y retire del fuego.

5. Añada la gelatina previamente hidratada y disuelta. Revuelve bien la preparación.

6. Finalmente deposite la preparación en el molde de gelatina, deje enfriar completamente y refrigere hasta que cuaje.