Vida

Ocho maneras de usar bien la tarjeta de crédito

Muchas personas la ven como enemiga, pero en realidad es todo lo contrario: la tarjeta de crédito es una formidable aliada para cumplir nuestros propósitos de ahorro. quí le explicamos ocho formas de utilizar correctamente la tarjeta y así evitarse congojas cuando llegan los estados financieros.

Ahí está: en el bolso, a la mano. Muchas personas la ven como enemiga, pero en realidad es todo lo contrario: la tarjeta de crédito es una formidable aliada para cumplir nuestros propósitos de ahorro.

Por supuesto, no se trata de sacarla apenas aparece el primer antojo en una vitrina. El dinero plástico es una herramienta financiera que debe ser utilizada con prudencia y un alto sentido de planificación.

LEA TAMBIÉN: Conozca el sí y el no de los préstamos

Entonces, tal vez usted se pregunte: ¿vale la pena tener tarjeta de crédito? La respuesta es un contundente ¡sí!

Aquí le explicamos ocho formas de utilizar correctamente la tarjeta y así evitarse congojas cuando llegan los estados financieros.

APRENDA: ¿Cómo tomar el control de sus gastos?

1. Aprenda a jugar con la fecha de corte y la fecha de pago. Esto le puede dar hasta 45 días para guardar el efectivo y cancelar el monto total sin intereses. No es nada difícil, tal y como lo podemos ver en este diagrama:

2. La tarjeta de crédito es sinónimo de descuentos. Comercios de todo tipo (restaurantes, tiendas, gimnasios, etc.) suelen premiar el uso de esta forma de pago; por ejemplo, los clientes de Davivienda obtienen excelentes rebajas que se pueden consultar en la dirección www.davivienda.cr. El dinero que se ahorra con este método será un importante insumo para alcanzar nuestros objetivos.

3. Acumule millas. Por cada compra, el banco le dará puntos o millas que luego puede canjear por premios o viajes. Davivienda cuenta con los programas de lealtad LifeMiles y MileagePlus, que le permitirán acceder, literalmente, a un mundo de oportunidades.

4. Los estados financieros que el banco manda cada mes no son de adorno: ¡hay que leerlos con detenimiento! Si los dejamos por ahí olvidados, estamos cometiendo un error. Al estudiarlos, podríamos detectar alguna inconsistencia, pero, aun sin que encontremos nada fuera de lo normal, recordar los gastos de las últimas semanas es un ejercicio saludable.

5. Siempre pague más del monto mínimo. Cada saldo que deje pendiente le va a generar intereses; es decir, ese combo que pagó al almuerzo, o esos zapatos, o ese electrodoméstico, le van a salir más caros de lo que pensaba. No traslade esas deudas para después.

6. No utilice una tarjeta para pagar el saldo de la otra. Eso le va a generar un tremendo efecto negativo de bola de nieve en el corto plazo. Presupueste los gastos de forma que el pago de la tarjeta siempre esté dentro de las prioridades.

7. Actíveles un seguro contra robo y fraudes. Es un trámite muy sencillo y el costo es bajo; a cambio, tendrá la seguridad de que estará protegida en caso de que se le extravíe, se la roben, etc. Uno nunca piensa que le va a pasar... hasta que le pasa.

8. Recuerde que la clave para ahorrar está en la planificación: hay que hacer un presupuesto y tener la disciplina para cumplirlo y revisarlo cada mes. Sin embargo, la tarjeta puede ser un salvavidas en caso de emergencia: una inesperada visita al médico, una gotera que apareció con los aguaceros de agosto, la llanta del carro que no soportó un hueco, etc. Lo ideal es que el presupuesto ya contemple alguna reserva para esos imprevistos, pero, si llegó el momento y no teníamos el dinero a mano, se puede usar la tarjeta teniendo bien claro que ese monto hay que pagarlo cuanto antes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.