Vida

Jóvenes ticas emprenden y su mamá se les suma al negocio, conozca la iniciativa de esta familia

Happy Box es una opción perfecta para sorprender a un ser querido a pesar de la distancia a la que nos ha obligado la pandemia

Happy Box es una empresa familiar, 100% costarricense que crea obsequios personalizables de muy alta calidad. Dicho emprendimiento surgió en 2020, a partir de la idea de dos niñas de 11 y 13 años de edad; y, a raíz de la pandemia, se convirtió en un negocio familiar.

De acuerdo con María Isabel Chaves, madre y socia de la empresa, “Happy Box se ha convertido en el aliado de algunas empresas para hacer llegar a sus colaboradores detalles corporativos innovadores, que buscan recompensar el compromiso y mantener el sentido de pertenencia”.

Esta ejemplar madre, no solo alentó a sus hijas a emprender sino que también se unió al negocio. Juntas han desarrollado opciones creativas para regalos, además de ser soluciones “llave en mano” para las empresas. Las Happy Boxes se adaptan a la temática y el presupuesto de cada uno de sus clientes.

La virtualidad y el distanciamiento social causados por la pandemia, obligaron a las empresas a reinventar su estrategia de desarrollo de su cultura interna y crearon la necesidad de encontrar formas para generar conexión estando de manera remota. Uno de estos modos en los que las empresas han manifestado la preocupación por sus colaboradores ha sido por medio del envío de detalles corporativos, Happy Box es una linda alternativa.

Contactos

Mónica Morales

Graduada en Ciencias de la Comunicación Colectiva, con énfasis en periodismo, de la Universidad de Costa Rica y de la maestría de Administración de Medios de Comunicación de la UNED.