GDA , Analía Filosi. 26 diciembre, 2020

La proximidad de las vacaciones y la llegada del calor determinan que haya una serie de cuidados a tener en cuenta para la vida de nuestras mascotas, sobre todo de los perros. Con una buena prevención o un buen cuidado evitará muchos malestares.

  1. Uno de los consejos clave es realizar una consulta al veterinario para controlar que la mascota tenga todas las vacunas al día, además de realizar un control de parásitos externos e internos.
  2. Ya de vacaciones, se aconseja asegurar la disponibilidad de agua fresca para la mascota y reponerla dos veces al día. Se debe mantener una hidratación con agua limpia y de calidad, es decir, que esté libre de microorganismos.
  3. Otro factor clave es prevenir el golpe de calor porque puede desencadenar hasta la muerte de la mascota si la exposición es prolongada y el golpe es fuerte. El tiempo depende de cada animal
  4. Los perros braquicéfalos o de hocico achatado, como los bulldogs, bóxer pequinés, Shar Pei o pugs, sufren especialmente el calor. Como tienen un canal de respiración corto no llegan a enfriar el aire cuando respiran, por eso hay que tener especial cuidado con ellos.
  5. En cuanto a los paseos, hay que tratar de hacerlos en las horas de poco calor, como las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.
  6. Se recomienda llevar siempre un bebedero portátil para poder darle agua al animal en cualquier lugar. También es bueno usar arnés en lugar de collar para no presionar sobre el cuello y las vías respiratorias.
  7. Hay que evitar alimentarlo durante las horas de más calor; si es posible, darle la mitad de la comida en la mañana y la otra mitad en la noche.
  8. Reserve un lugar fresco para el descanso del perro; se pueden utilizar mantas refrescantes para que el animal se sienta cómodo.
  9. Un elemento fundamental a tener presente es que el perro no puede quedar solo dentro de un auto porque las temperaturas que se desarrollan en el interior del vehículo, al rayo del sol, son muy altas y pueden provocar un golpe de calor con graves consecuencias, pudiendo llegar hasta la muerte. Dejarlos con la ventanilla abierta tampoco es una solución porque se genera un calor igual de peligroso.
  10. Respecto al sol, hay que proteger a las mascotas, eso quiere decir que se les puede aplicar protector solar. Para los animales de pelo corto o zonas despigmentadas (más claros) se recomienda un factor 30. Tome en cuenta que el protector de los humanos no sirve porque les puede generar una reacción alérgica.
  11. Es importante controlar el aseo. El verano es un buen momento para un corte de pelo, pero sin exagerar porque lo protege del sol. El corte permite notar si el animal tiene algo en la piel antes de llevarlo a lugares como el campo o la playa.
  12. Con las altas temperaturas también se deben cuidar las almohadillas plantares del animal. El calor calienta el asfalto y, por ende, las patitas de nuestro perro. Por eso las almohadillas son una de las zonas a proteger.
  13. Con los perros adultos (más de 7 años) hay que extremar los cuidados y evitar el frío del aire acondicionado, cuidando la potencia y la distancia.
  14. En la playa se debe evitar que las mascotas beban el agua salada, ya que les puede provocar vómitos o diarrea y terminar deshidratándolas. Al volver de la playa hay que enjuagar los ojos del animal con suero fisiológico o agua limpia.
  15. Si las vacaciones son en el campo, se recomienda revisar diariamente al perro buscando pulgas, garrapatas, espigas, espinillas o cuerpos extraños de cualquier tipo. Lo importante es prevenir usando, por ejemplo, un collar antiparasitario.