Bienestar

Perros y gatos: igual amor, distinto gasto

A pesar de los mayores costos en relación a los gatos, podría afirmarse que Latinoamérica sigue siendo un territorio perruno

Son limpios, silenciosos, lindos y... económicos. Los amantes de los gatos tienen un motivo más para llevar a vivir un ejemplar de estos misteriosos animalitos a su casa: en promedio, según algunas estimaciones que incluyen alimento, snacks y desparasitaciones, más dos controles anuales, los felinos son un 30% más baratos de mantener que los perros, aunque es porcentaje puede aumentar mucho más si les sumamos los adicionales relacionados al paseo y al aseo, que los felinos no tienen.

El gasto mensual promedio depende del tamaño de la mascota, eso define cuánto alimento debe consumir. Además, se deben contemplar los gastos médicos que cubre el control anual veterinario y dos vacunas al año.

Curiosamente, la pandemia acercó mucho más a los humanos a sus mascotas y esto hizo que invirtieran más en ellas. El cuidado actual de la mascota tiende a ser cada vez más premium en la alimentación, en aquellas familias que no vieron reducidos sus ingresos económicos a causa de la emergencia sanitaria.

De hecho, un estudio realizado por la consultora argentina D’Alessio Irol en tiempos de cuarentena, sostiene que solo 3 de cada 10 dueños de mascotas (sean gatos o perros) se quejaron del encarecimiento del alimento, y apenas el 3% mencionó como algo negativo de tener a una mascota el tema de tener que afrontar un gasto extra.

Sin embargo, a la hora de hacer números, los dueños de los gatos están más aliviados. No solo porque el gasto en alimento es menor (consumen menos cantidad), sino también porque pueden prescindir de otros relacionados con el esparcimiento, como por ejemplo, el paseador de perros o las guarderías caninas. Y a eso se suma el tema de la belleza: mientras los gatos se acicalan y se arreglan solos, los perros necesitan que los bañen y hagan el grooming, y eso muchos dueños lo tercerizan en peluquerías caninas.

De todas maneras no hay que perder de vista que en algunos casos los gatos demandan una inversión inicial más importante que los perros porque una tenencia responsable implica “gatificar” la casa, es decir, poner redes de protección en balcones y ventanas para evitar accidentes, además de comprar otros objetos para proporcionarles confort.

Los canes, los preferidos

A pesar de los mayores costos en relación a los gatos, podría afirmarse que Latinoamérica sigue siendo un territorio perruno. Y la explicación podría estar en el clima.

Un informe elaborado por Acierto.com, una empresa que compara seguros (incluidos de mascotas) sostiene que los gatos son la mascota preferida en China, Estados Unidos (57%), Rusia (41%), y en la mayoría de países de la Unión Europea (destacan los rumanos, los ingleses, y los letones). Sin embargo, no ocurre lo mismo en América Latina, donde las mascotas preferidas son los perros.

El dato podría estar directamente relacionado con el clima, es decir aquellas zonas cálidas preferirían los perros, mientras que las ubicaciones más frías se decantarían por los gatos. ¿La razón? Los felinos son animales indoor, es decir, no necesitan salir de la casa, mientras que los canes deben sí o sí tener una rutina diaria de paseo y por lo tanto son más de exteriores.

Este informe de Acierto.com también asegura que Argentina y México son los lugares con más densidad de mascotas del mundo. En estos países, más del 80% de los hogares tiene al menos un perro o gato. Y para agregar más sobre las preferencias, la encuesta de de D’Alessio destaca que aunque el 64% de los consultados siente que su afecto sería el mismo si tuvieran un gato o un perro, los felinos siguen siendo menos apegados.