Bienestar

Juntos en silencio, el gran error de las parejas

La sexóloga Leyset Rosada nos brinda consejos para conectar y comunicarnos mejor con nuestra pareja, sobre todo en este contexto donde pasamos más tiempo conviviendo

El paso de los años, el exceso de trabajo, la responsabilidad que nace con los hijos y caer poco a poco en la rutina va congelando la relación de pareja al punto de que olvidan cómo comunicarse e incluso hablar entre ellos.

“Ella nunca me entiende”, “parece que hablo con la pared”, “nunca llegamos a nada, no me escucha” son algunas frases comunes entre los que alguna vez se profesaron amor.

La comunicación desde el inicio de cualquier relación es esencial porque crea cercanía, en especial cuando hay que enfrentar momentos difíciles.

Cuando no fluye es importante hacer un alto en el camino y analizar qué es lo que está evitando una buena conexión.

La sexóloga Leyset Rosada, de Servisalud, considera que las personas deben buscar ayuda profesional, en especial cuando llegan a un punto donde hablar entre ellos es casi imposible.

Agrega que muchos olvidan con el tiempo cuál es el  objetivo de hablar:  entender, escuchar, proponer, buscar soluciones realistas, acercarse, evitar lastimar los sentimientos y sentir libertad.

La comunicación permite limar asperezas y encontrar la solución para que las cosas empiecen a funcionar bien.

Para lograr esa conexión entre las partes la profesional ofrece 10 consejos prácticos:

El amor implica escucha y comprensión y saber que la otra persona tiene sus propios pensamientos y necesidades. Es importante entender lo que la otra persona pide y  dejarle saber que se comprende lo que dice.

Cuando no le gusta lo que dice la pareja muchas veces se toma como una crítica negativa y se reacciona a la defensiva. Una buena comunicación requiere comenzar a cambiar la perspectiva del mensaje que recibimos de la otra persona  y verlo como una oportunidad para mejorar juntos.

Es común suponer o asumir que la pareja piensa igual que uno, pero las posibilidades son realmente bajas. Lo ideal es preguntar lo que desea, piensa o siente su compañero (a) y si no entiende, pregunte.

Si la respuesta de su pareja no es lo que espera o quiere, pues comunique bien lo que desea porque no puede adivinar ni leer la mente.

Si tiene rabia o estrés, lo mejor es hacer una pausa y analizar las emociones. Más vale relajarse y comenzar a hablar cuando estén tranquilos. Esto impedirá conflictos.

Es importante no perder el hilo de la conversación y tener claro lo que se quiere decir para no divagar en cosas absurdas o en lo que ocurrió en el pasado.

La pareja no tiene que estar disponible para hablar en todo momento. Dar espacio es parte del respeto a la intimidad que toda persona necesita.

Al hablar con la pareja cambie las frases negativas por positivas, por ejemplo, “preferiría que…” en lugar de “no me gusta que…”, “quisiera que lo hicieras de esta forma…”, en vez de “esto lo haces mal…”.

Parte importante de mejorar la comunicación es aprender a negociar acuerdos con la pareja. Ante los problemas y los desacuerdos, es importante generar propuestas y soluciones concretas y realistas para ambos. Es importante materializar estos acuerdos, es decir escribirlos y tomar acciones para cumplirlos.

Piense lo que hay detrás de esa molestia y si tiene que ver realmente con la otra persona o con nosotros mismos, con el fin de modificarlo.

Es importante considerar que muchas veces las parejas caen una especie de círculo vicioso donde es necesaria la intervención de un profesional para apoyarlos mediante estrategias de comunicación q volver a reencontrarse.

Fuente: Leyset Rosada, sexoóloga de Servisalud (tel.: 2257-5500).

Neyssa Calvo

Neyssa Calvo

Es bachiller en Relaciones Públicas y egresada de la carrera de Periodismo de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA).

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.