Samantha Clayton, OLY, ISSA-CPT – Vicepresidenta, Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial de Herbalife Nutrition. Hace 2 días

Sin dudas el año 2020 ha sido muy desafiante. Entre la disrupción en nuestra vida por la pandemia mundial que todos conocemos, sumado a otros tantos eventos que provocaron ansiedad en nuestros países, estoy segura que muchos de ustedes ya están listos para apretar el botón de “reinicio” en 2021 y llenar el nuevo año con tanta positividad y bienestar como sea posible. De hecho, según la tercera encuesta anual “Cierre del Año”, las resoluciones número uno que se hallaron fueron hacer más ejercicio, tomar decisiones de alimentos más saludables y poner el foco en el auto cuidado.

Aquí incluimos cinco resoluciones para asegurarnos que tengan un 2021 más feliz y saludable:

1. Priorizar el ejercicio en familia

Algo que aprendí este año es que tanto nuestra familia como nuestra salud son importantes. Muchos de nosotros pasamos un tiempo importante con la familia este año. Además de las clases escolares desde casa, ¿no les encantó tener tiempo extra con sus seres queridos? A medida que retomamos la vida bajo la nueva normalidad, asegúrense de separar tiempo para continuar dedicando a la familia, ya sea en forma presencial o como rutina por video chat.

La actividad física, adentro o al aire libre, es un pasatiempo que a mi familia le encanta compartir. Pueden ser caminatas familiares, mini desafíos de ejercicios en casa, mantenerse activo mientras nos divertimos en familia; en mi caso, siempre es una situación donde todos ganamos.

2. Intenten hacer algo nuevo

Si ya tienen una rutina regular de ejercicios, ¡es perfecto! Pero incorporar actividades variadas los ayudará a continuar desafiando su cuerpo. Podría ser jugar al voleibol o inscribirse en clases de yoga aéreo que tienen ganas de probar; comprométanse a hacer una actividad nueva este año. Básicamente, no pueden incrementar su nivel de condición física si siempre hacen lo mismo. Independientemente de la actividad física que estén haciendo, la mejor manera de garantizar que están haciendo lo suficiente es programar las rutinas de ejercicios del día. Si estamos muy ocupados, hacer ejercicio puede ser fácilmente lo primero que olvidemos hacer.

Además, hacer un seguimiento de los ejercicios diarios y cuánto tiempo entrenaron los ayuda a asumir la responsabilidad cuando no tienen a la familia, amigos o grupo de soporte cerca para motivarlos.

3. Liberen la mente: más sociales, menos redes

Es mucho más fácil completar un programa de entrenamiento cuando uno tiene a alguien para compartirlo. El año pasado, tuvimos que depender de la tecnología, incluso para hacer ejercicio y mantener la responsabilidad asumida. Si bien la tecnología es una excelente herramienta para buscar recetas, rutinas de ejercicios y contenido motivacional, uno quiere estar seguro de usarla para mejorar y no para abrumarse con pensamientos cargados de mensajes negativos. La ansiedad puede distraer nuestras metas de bienestar. Este año debemos mantener la salud mental intacta, haciendo una pausa con el teléfono y estando presentes. Invitar a un/a amigo/a o miembro de la familia para hacer ejercicio juntos los ayudará a sentirse mejor dado que podrán compartir tiempo con ellos en forma presencial, y además tendrán esa conexión uno a uno que es tan necesaria para nuestra psiquis y nuestros resultados físicos.

4. Adopten una dieta vegetariana

Los alimentos vegetales como las batatas y los granos enteros ofrecen excelentes carbohidratos para obtener energía, pero también es importante asegurarse de obtener proteínas de alta calidad para desarrollar y restituir los músculos; es una combinación perfecta para un refrigerio después de hacer ejercicio. Es fundamental evitar las calorías vacías y optar por alimentos densos en nutrientes cuando estamos estresados u ocupados, que nos ayudarán a sentirnos satisfechos por más tiempo. Resultado final: si no prestan demasiada atención a los hábitos alimentarios, no obtendrán los resultados que desean.

5. Pensar en el lugar del otro

Estoy hablando de dar un paso más en los hábitos saludables e ir más allá de ustedes mismos para ponerse a pensar en ofrecer nutrición sustentable a otros.

La pandemia global aumentó la inseguridad alimentaria y existirán potencialmente 132 millones de personas afectadas por la desnutrición para fines de 2020. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, un tercio (o 1.300 millones de toneladas) de todos los alimentos procesados en el mundo se pierden o desperdician, algo que profundiza aún más la crisis de inseguridad alimentaria del mundo. A través de la campaña Nutrición para Hambre Cero, ayudamos a enfrentar estos desafíos mundiales del hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición, ofreciendo recursos y conocimiento técnico críticos a las comunidades del mundo entero, con la asistencia de nuestra red de socios que son organizaciones sin fines de lucro líderes. En el nuevo año, encuentren alguna causa que sea importante para ustedes y busquen formas de retribuir a las comunidades.