Belleza

Errores comunes al peinar con calor

Planchas, rizadoras, secadoras y ahora cepillos eléctricos son artefactos que forman parte del diario vivir de muchas de nosotras. Tome en cuenta estas recomendaciones para sacarle el mejor provecho y asegurarse una cabellera saludable

Utilizar herramientas eléctricas que generan calor para peinar el cabello, ha significado una solución importante en la vida actual. La mayoría de mujeres tienen en su casa, una plancha, una secadora, una tenaza, o un cepillo eléctrico (¡o todos!). Sin embargo, para aplicar calor al cabello deberían tomarse en cuenta algunas indicaciones por parte de especialistas en el tema

Gerardo Murillo, gerente de marca de Babyliss, hace énfasis en algunas recomendaciones al momento de elegir el artefacto. “Para comprar una plancha, se recomienda consultar con su estilista sobre el tipo de cabello, para definir el tipo de plancha que requiere. También se recomienda valorar la emisión de iones.

Esta le ayudará a reducir el frizz y dar brillo al cabello. Esto también aplica cuando se va a adquirir una secadora. Se recomienda que sea emisor de iones para un mejor y más rápido secado”. En cuanto a una rizadora, Murillo recomienda tener seguridad a la hora de escoger el grosor del barril de la misma.

La mayoría de herramientas tiene mo dulador de temperatura. Este es un gran detalle que puede hacer la diferencia entre un cabello lozano, y uno dañado

“La temperatura que se debe aplicar, va a depender del tipo de cabello y qué tan saludable se encuentre. También recordar que no solo es el calor en sí, sino el nivel de calor que se emplee y la frecuencia. Planchas y rizadoras profesionales tienen regulador de temperatura y una resistencia de cerámica profesional que permite una recuperación instantánea de temperatura. Ambos detalles ayudan a obtener los resultados esperados con menor exposición de calor en el cabello”, explica el especialista de la marca Babyliss.

Así mismo, Claudia Barrantes, business manager de Revlon, coincide en que se deben usar estas herramientas con una temperatura que se adapte mejor al tipo de cabello. " Por ejemplo, si se trata de un cabello procesado y delgado, no se debería usar la temperatura más alta del aparato, sino una temperatura media o baja. Por otro lado, si el cabello es grueso y rebelde, una temperatura más alta le vendrá mejor”.

Barrantes aconseja evitar la fricción de las herramientas. “Con esto nos referimos a no pasar el aparato, más de tres veces por un mismo mechón de cabello. Se recomienda hacer movimientos lentos para tener mejores resultados en una sola pasada. Estas herramientas se pueden usar a diario, pero de una manera correcta para que el cabello no se dañe”, explica

El profesor de estilismo del Instituto IECSA, Difrani Quirós agrega algunas recomendaciones desde el lavado del cabello. “Se aconseja lavarlo con un champú neutro; acondicionar bien con una buena mascarilla de hidratación, o un buen acondicionador para proteger la fibra capilar”, detalla.

Quirós advierte que el cabello esté completamente seco, antes de usar planchas o tenaza (rizadora). Si estos procesos se realizan en cabello húmedo, deterioran la fibra capilar y su cutícula. También comenta que es mejor utilizar aparatos de calidad, que garanticen la protección del cabello.

“En cuanto al uso de la plancha o tenaza, recuerde no aplicar calor por más de 10-15 segundos con el mismo mechón de cabello, para no debilitarlo. Lo ideal es utilizarlas, en casa, una vez por semana, y dar un periodo de descanso al Cabello.

Cuando va a modular su temperatura, recuerde que, si el cabello es liso, no se recomienda temperaturas mayores de 250°C. Y si es rizado no mayores de 350°C. Si el cabello es muy fino, no debe superar los 150ºC. Los cabellos normales, es decir, ni muy finos ni muy gruesos, pueden utilizar las planchas o rizadoras con una temperatura aproximada de 180ºC.

En cualquiera de los casos, es recomendable utilizar antes un producto termo protector que actuará como barrera. Así, se evita que el cabello se deshidrate y las cutículas se abran”, detalla. La función de estos productos, es parecida a la de los protectores solares: sirven como una barrera de defensa.

Al aplicarlo, actúa recubriendo la cutícula del cabello. “De esta manera, se hace más lenta la conducción de calor y lo reparte de modo uniforme. Además, en el mercado existe gran variedad de termo protectores en aerosol, crema, aceite o silicona”, concluye el profesor.

¡Precauciones!

  • Leer los instructivos.
  • Verificar que la herramienta sea original y no una imitación, para que cumpla con los elementos de seguridad.
  • Asegurar que la herramienta se encuentre en buen estado.
  • Realizar una preparación previa del cabello, valorando si va a utilizar algún producto termoprotector.
  • Verificar que el cabello este seco en caso de usar una plancha o rizadora.
  • En caso de usar una plancha con función de húmedo y seco, el cabello debe de encontrarse al menos 80% seco.
  • Utilizar siempre la temperatura según el tipo de cabello.
  • No sobreexponer el cabello al calor.
  • Siempre desconectar la herramienta.
  • No enrollar el cable alrededor de la misma.
  • Esperar a que se enfrié antes de guardarla.
  • Nunca dejarla al alcance de los niños.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.