Revista Dominical

El dolor del trastorno de duelo prolongado

Los psicólogos están empezando a comprender que, para algunas personas, los sentimientos intensos y sostenidos de una pérdida son síntomas de una afección grave —que puede durar años y erosionar su bienestar—

En septiembre de 2020, mi padre murió. Estuve triste durante un tiempo y tuve problemas para dormir, pero me las arreglé para seguir trabajando y cuidando de mi hija pequeña. Con el tiempo, los buenos recuerdos empezaron a superar a los malos y empecé a sentirme yo misma de nuevo. Así es el duelo para la mayoría de las personas: sentimientos intensos que se disipan gradualmente en el transcurso de unos meses.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.