Revista Dominical

Boba Tea: una guía para encontrar la mejor bebida de moda en el Barrio Chino

Dulces, ácidos, de frutas, con recetas muy diferentes, todos con la misión de ser refrescantes y divertidos. Aquí les recomendamos algunos de los mejores ejemplares de Boba Tea del Barrio Chino, en San José

Nos propusimos un reto: encontrar el mejor Boba Tea –o Bubble Tea– de todo el Barrio Chino en San José. La misión no fue fácil, pero alguien la tenía que hacer.

Curiosos por probar la experiencia de sabores y texturas que se ha popularizado en TikTok, el fotógrafo José Cordero y yo recorrimos varios restaurantes y locales del Barrio Chino para buscar cuál es el mejor Boba Tea de San José. La lección más importante que nos dejó este recorrido fue que hay que ir con el estómago vacío porque ya estábamos llenos apenas con un cuarto de la bebida.

La tendencia de los Boba Tea nació en Taiwán hace relativamente poco tiempo (unos 40 años), no como muchas de las recetas y costumbres milenarias orientales.

Sin embargo, la publicidad que ha recibido la bebida recientemente en redes sociales hizo que los restaurantes del Barrio Chino tuvieran que responder al aumento de clientela con una amplia oferta de recetas (muchas secretas y únicas en cada lugar).

El denominador común, y lo más buscado de los Boba, son las bolitas que tienen dentro y se aglomeran en el fondo de la bebida. Esas burbujas (de ahí el nombre en inglés Bubble Tea) son las grandes protagonistas: aportan textura, mas no sabor.

Las famosas burbujas son tapiocas, elaboradas con una mezcla de almidón de yuca y agua, Pasan de ser una masa a convertirse en esas bolitas gelatinosas por medio un proceso de cocimiento en agua caliente. Así de sencillo: no hay ninguna receta secreta o especial para hacerlas.

La experiencia es combinar los sabores de las diferentes recetas de los tés con la oportunidad de masticar y beber al mismo tiempo. Sí, la idea es que al tomar un trago, las bolitas suban por las pajillas gruesas y poderlas morder.

Hay dulces, de frutas, con infusiones de té, con helados; unas son más ácidas, otras están elaborada incluso con frijoles o tubérculos como la papa.

Durante la tarde, José y yo disfrutamos de varias preparaciones que llevaron a nuestros paladares a divertirse en una experiencia que combina sabores, colores y texturas. ¡La pasamos bien!

Darse a la tarea de ir a los diferentes restaurantes del Barrio Chino a buscar cuál es el mejor Boba Tea puede ser una actividad que se puede realizar con amigos o con la familia. De paso, puede darse una vuelta por las tiendas o los supermercados del lugar y, entre Boba y Boba, descansar en las bancas del bulevar y ver pasar gente.

Nuestro recorrido empezó a eso de las 2 de la tarde. Yo ya había almorzado, error. José no había podido comer, algo que jugó a su favor. Acá les contamos nuestras experiencias.

Nuestra primera parada en el Barrio Chino fue en el restaurante La Casa del Hot Pot. Allí nos atendió Jennifer Chávez. El lugar se especializa en comida china, pero también tienen platillos coreanos y japoneses. Fue inaugurado en el 2017.

El restaurante es acogedor y su diseño lo lleva a uno a sentirse como si estuviera en China. Las sombrillas de colores colgando del techo son un detalle muy especial.

En la Casa del Hot Pot, el Boba Tea viene en varias presentaciones. Hace un par de años pusieron las primeras preparaciones en su menú: las opciones eran el té de matcha, el original con té rojo y el de fresa. Todos se preparan desde entonces con leche de soya, que ayuda para que las personas con situaciones especiales, como la intolerancia a la lactosa, los puedan tomar sin problemas.

Lo curioso en la Casa del Hot Pot, y que no encontramos en ninguno de los otros lugares, es que ellos preparan sus propias tapiocas; en el resto de restaurantes, este ingrediente es importado desde China.

“Nosotros las procesamos: se hacen con almidón de yuca y se cocinan en agua hirviendo para que la pasta logre esa consistencia gelatinosa que tanto le gusta a la gente. Las bolitas de tapioca no tienen sabor, pero son parte fundamental de la cultura oriental y son buenas para la digestión”, explicó Chávez.

Aquí probamos su Boba Tea estrella: el de fresa. Es una combinación de fresas naturales que se licúa con leche de soya. El secreto es que, al usar las fresas enteras, el sabor es muy natural y fresco; además, le agregan hielo, la endulzan un poco y se sirve con tapiocas.

Aparte de los básicos de matcha, té rojo y el de fresa, también ofrecen una bebida chai a base de canela y otra al estilo tailandés con leche de soya, coco y té rojo.

Los precios de los Boba van de los ¢1.800 a los ¢2.200. El número de teléfono del restaurante es 2257-7502 y se ubican 25 metros al sur del Banco Cathay.

Bobba House no está ubicado sobre el Paseo de los Estudiantes, como otros negocios del Barrio Chino. Para encontrarlo hay que desviarse un poquito, pero vale la pena llegar a este lugar que se volvió muy famoso gracias a un Boba inspirado en Hello Kitty.

Como toda fama es pasajera, Hello Kitty le dio espacio a una nueva bebida que encanta a los amantes de los Boba y de los dulces. ¿Reconoce aquellos confititos de empaque blanco que tienen un conejo como personaje? Sí, los White Rabbit son ahora los protagonistas en Bobba House.

Vanessa Chow nos contó que los Boba Tea de la famosa gatita japonesa colocaron a su negocio como uno de los más buscados de la zona y fue tanta la clientela que tuvieron que abrir un local junto a su restaurante Ambiente, con el fin de responder a la demanda de los Kitty. Este local apenas va a cumplir un año y tienen, además de los diferentes tés, una sección de postres para llevar.

“El restaurante estaba ubicado en la Avenida Segunda, pero a causa de la pandemia tuvimos que cerrar y pasarnos hacia el Barrio Chino. Hace un par de años cuando comenzó a darse la publicidad en redes sociales de los Boba Tea, no dábamos abasto en el restaurante y, por eso, abrimos este anexo porque muchos de los clientes que llenaban el restaurante era por los tés”, explicó Chow.

La idea del Boba de Hello Kitty nació a partir de la carrera que se hizo en el Parque Diversiones en mayo de este 2022. Lo del Boba de Kitty dio paso para que en Bobba House se dedique a hacer recetas especiales con bebidas de temporada, como la del White Rabbit, que es nuestra recomendación en este lugar.

Aunque la receta de cómo se hace el White Rabbit es secreto, lo que sí les podemos decirles con total sinceridad de palabra y de gusto es que sí, sabe exactamente como el caramelo, pero la preparación lleva el sabor del confite a un punto más alto gracias a la leche, las tapiocas, la crema chantillí y la leche condensada.

“Nos enfocamos en bebidas de temporada después del éxito que fue la de Hello Kitty. Hace tres semanas lanzamos el White Rabbit porque todos conocen ese famoso confite. La receta es nuestra y, desde que la estrenamos, hubo mucha aceptación; se hacen grandes filas de clientes para comprarla. Sabe a puro confite, pero también le damos un toque divertido para decorarlo y eso también llama la atención”, dijo Chow.

Otro punto alto del White Rabbit es que, pese a que es una bebida inspirada en un confite, no es empalagosa. La leche que usan para prepararla es deslactosada para que no “caiga tan pesado al estómago”, explicó Chow.

En Bobba House, hay otras opciones de Boba como los de té rojo, las de Cream Cheese, que es un batido con helado y crema de queso encima, o los tés con frutas tropicales, el de jazmín, de tiquiste y matcha.

Las tapiocas que usan en Bobba House son importadas y ofrecen las Popping Boba, bolitas (no de almidón de yuca) que tienen sabores por dentro (hay de fresa, mango, maracuyá y melocotón) y al masticarlas explotan en la boca. Por el momento, estos Popping Boba no están disponibles porque cuesta mucho traerlas al país, pero si usted quiere tener esta experiencia de sabores es cuestión de que se dé una vuelta por Bobba House para ver cuándo las tendrán.

“La fama de los Boba es esto de tener una experiencia gastronómica diferente, es algo muy divertido; por eso ha llamado la atención de tantas personas”, agregó Chow.

En Bobba House, tienen a la venta también postres especiales como los cheesecake japoneses, los mochis hechos con pasta de arroz y rellenos de chantillí, y trufas de diferentes sabores, como chocolate, limón y maracuyá.

El precio del White Rabbit es de ¢2.500. Si desea visitar este local, solo debe de caminar de la iglesia de la Soledad, 150 metros al sur y 25 al este. El teléfono es 2222-3360.

A primera vista, Yomi Cake es como una ventanita donde venden Boba Tea y postres, pero al entrar al lugar se abre un espacio acogedor y con decoración oriental.

En este local nos prepararon dos de las bebidas favoritas de los clientes: Brown Sugar Boba y el Supreme de frutas. José y yo comprobamos por qué son las más llamativas del lugar.

Cada receta de Boba Tea fue ideada por la dueña del Yomi Cake, quien compartió sus secretos con sus empleados para que cada uno sepa muy bien qué es lo que está haciendo cuando preparan una bebida.

“Cada negocio tiene su esencia. No va a encontrar en el Barrio Chino un Boba igual; todos son diferentes, tienen su punto especial y por eso es bueno probar de todos”, comentó Marjorie Ávalos, administradora del Yomi Cake.

Vamos a los tés. El Brown Sugar Boba es una combinación de azúcar moreno caramelizada con leche, chocolate y tapiocas de color negro. Esta bebida pone a prueba a los amantes del dulce porque, aunque suene como una bomba de chocolate, el resultado final es equilibrado, no es excesivo.

Ahora el otro extremo: la combinación de ese “acidito” con la dulzura de la fruta es realmente una delicia. En el Supreme de Frutas usan sandía, naranja, maracuyá y mermeladas de las mismas frutas; a esto le agregan tapiocas normales y unas particulares con sabor a coco.

Además de estas especialidades, en Yomi Cake son famosas las bebidas hechas a base de mango, fresa, arándanos y el Boba Tea original, que es de té rojo con leche. Aquí también ofrecen postres.

“Las redes sociales hicieron que los Boba fueran famosos. Ha sido una locura total con los chicos porque vienen a comprar los Boba porque los vieron en TikTok; se hacen videos para subirlos. Siempre hay fila de clientes”, cofirmó Ávalos.

Los precios de los Boba en Yomi Cake rondan los ¢2.500. Si quiere buscar este local, solo debe de caminar por lado derecho del bulevar del Paseo de los Estudiantes y lo encontrará a unos 100 metros al sur de la Iglesia de la Soledad. El número de teléfono es 2100-1367.

SI hay un lugar que llama la atención con solo pasar al frente es el restaurante Nijio. Las figuras de la Pantera Rosa que decoran el lugar son como un imán para los transeúntes, que tal vez solo van de pasada, pero al ver al personaje se decideciden a entrar.

Más allá de la espigada y delgada figura del felino color rosa, en Nijo se distinguen por ser uno de los lugares más especiales para tomarse un Boba Tea o probar un postre con figuras de perritos u ositos (sí, da lástima comérselos porque dan demasiada ternura, pero de ellos hablaremos más adelante).

El local está ubicado casi al principio del Barrio Chino y no se pierde. Entramos justamente atraídos por la Pantera Rosa, pero descubrimos que dentro hay una gran variedad de opciones para degustar Boba Tea muy diferentes.

Nos atendieron Yery Medrano y Richard Madrigal, quienes nos dieron una explicación acerca de los distintos sabores que ofrecen y también del por qué los Boba han sido un boom en la actualidad.

En Nijo tienen cuenta de Instagram, pero no tienen perfil en TikTok; no obstante es en esta última red donde se han dado a conocer por sus preparaciones gracias a sus propios clientes que, asombrados por las combinaciones del lugar, hacen videos y los publican.

“La gente viene y dice: yo vi en TikTok un Boba y quiero probarlo, nos preguntan cómo lo hacemos y ellos mismos se encargan de recomendar los productos”, dijo Madrigal.

El Boba Tea estrella en Nijo es el de fresa, pero ellos quisieron que probáramos un nuevo y extravagante sabor que acaban de estrenar en su menú. Se trata del I Purple You, una bebida preparada con papa morada. ¡Sí, papa morada!

La bebida tiene texturas no solo por las tapiocas, sino porque sobre la crema chantillí le ponen trozos de papa deshidratada. No crea que sabe como un puré, no, para nada. Es un sabor dulce, algo exótico, pero muy rico. Es balanceado.

“Cada bebida es personalizada. No es que tengamos todos los ingredientes listos para mezclarlos, sino que nos preocupamos por las necesidades del cliente y adecuamos las recetas a ellas”, explicó Medrano.

Además de la bebida de papa, trabajan otros ingredientes que podrían sonar extraños, pero que en la receta de los Boba adquieren un sabor especial. En el menú destacan una bebida de frijol rojo (original de Hong Kong) y otro de algas; asimismo, hay de frutas, de chocolate y otros sabores más conocidos.

Para las preparaciones utilizan leche entera, deslactosada y también de coco.

Retomando el tema de los postres en forma de animalitos, estos se llaman Mousse Pets y son algo así como una especie de gelatina cremosa que se hace en moldes con figuras de un perrito, un oso o un cerdito con sabores de chocolate, fresa y vainilla. Son toda una sensación.

Nijo tiene el local en el Barrio Chino, pero también hay uno en Multicentro en Desamparados y próximamente abrirán otro en San José centro. El número de teléfono es 2101-0818.

Definitivamente la mejor parte del reto que asumimos José y yo fue caminar por el Barrio Chino, descubrir lugares y sabores.

Cada vez que nos íbamos a tomar un Boba, nos sentábamos en las banquitas del bulevar, a gozar de una tarde soleada y de ver gente pasar, conversamos de todo y de nada, nos divertimos (y estábamos trabajando).

Entre los Bobas que probamos, no escogimos un ganador porque, como bien dice el dicho, para gustos, los colores. Yo soy más de sabores dulces; José, en cambio, disfrutó más de las frutas y los ácidos. Coincidimos en que cada uno de los tés tiene su secretito especial.

Eso sí, quedamos claros que para volver a hacer un “tour de Bobas”, lo mejor es ir con el estómago vacío porque aunque son bebidas, las tapiocas llenan y bastante.

Sabemos que la tradición de las bebidas calientes a base de diferentes tés es algo muy común en la cultura asiática, pero la evolución llegó a la costumbre gracias a los Boba Tea.

No se sabe con exactitud dónde nació la idea (hay dos restaurantes que se adjudican la invención); lo que sí es claro es que la combinación de leche, hielo, bolitas de tapioca y té se dio a finales de la década de los años 80 en Taiwán.

La popularidad fue creciendo y los Boba Tea derribaron fronteras pasando por los países vecinos de Taiwán hasta llegar al Barrio Chino de Nueva York y, como sucede en muchos aspectos, de ahí al mundo entero.

Las combinaciones de ingredientes son infinitas. Hay recetas de té con leche, de frutas en agua, con hielo, sin hielo, hasta con tapiocas y hasta sin tapiocas pese a que la fama le llegó a la bebida justamente por las bolitas gelatinosas.

Sobre las tapiocas, como comentamos, son básicamente almidón de yuca que se extrae de la raíz de este tubérculo. Es un alimento rico en carbohidratos (por eso no es tan recomendable consumirlo en grandes cantidades), vitaminas (B y C) y minerales (magnesio, potasio y fósforo).

La tapioca es recomendada como remedio para problemas gástricos como la acidez y úlceras. No contiene gluten.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.