Juan Diego Villarreal. 25 enero, 2016

La Junta Directiva del Santos de Guápiles tomó la determinación de rechazar, al menos de momento, la opción de que un grupo de socios cancelen la deuda que pesa sobre ellos con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), por la cual no pudieron disputar los dos primeros juegos del torneo.

Andrey Francis (rojo) es una de las figuras del Santos de Guápiles que se mantiene entrenando a la esperar de poder jugar.
Andrey Francis (rojo) es una de las figuras del Santos de Guápiles que se mantiene entrenando a la esperar de poder jugar.

Wilbert Picado, apoderado del conjunto guapileño, comentó que la directiva se reunió este lunes en horas de la noche y mantiene su posición de no pagar la deuda con la entidad. Picado señaló que se estudió una solicitud de un grupo de asociados, quienes pretendían pagar la deuda de ¢287 millones a la Caja, o al menos llegar a un arreglo de pago, con el fin de que el Comité de Competición de la Unafut les programe el duelo ante Cartaginés, este miércoles.

"La Junta Directiva ha considerado que sería como asumir una deuda que no se tiene y sería aceptar que se debe pagar porque la deuda existe. La Directiva ha tomado la decisión de no pagar. Vamos a tratar que mañana (martes), en la reunión que tenemos con la Unafut, se nos ateniendan las gestiones que estamos realizando", explicó Picado.

El apoderado del club enfatizó en que se hicieron las gestiones ante la Unafut para que les programen, pues consideran que ellos ya pagaron la inscripción en el torneo anterior, por lo que están a derecho para jugar el campeonato.

"A la Directiva se acercó un grupo de socios preocupados por la situación del equipo, al perder los puntos en la mesa, y llegaron con una propuesta de pagar o al menos llegar a un arreglo de pago con la CCSS", declaró Picado.

Los guapileños adeudan a la Caja ¢287 millones de una planilla extroadinaria que data del 2007 y que está al cobro a pesar de que los santistas aseguran que no es justo y que tienen la documentación para probarlo ante los tribunales. Además, la semana anterior anunciaron que irían hasta las últimas consecuencias y estarían dispuestos a descender a la Segunda División.

El Santos ya perdió seis puntos ante el Pérez Zeledón y el Saprissa al no programarle la Unafut los partidos y de no jugar este miércoles ante Cartaginés llegarían a nueve unidades menos en el campeonato.

Colaboró Steven Oviedo