Otros deportes

Nadar aguas abiertas fuera de Cosa Rica: el reto que seduce a ticos

Esta disciplina crece en el país, donde se organizan varias competencias durante el año; sin embargo, ya hay nadadores que se han probado en largas distancias fuera del territorio nacional

Nadar en aguas abiertas sigue en auge en Costa Rica y eso incluso ha llevado a varios nadadores a buscar retos fuera de nuestras fronteras.

En Estados Unidos, México y Europa la oferta es muy amplia, pero seleccionamos seis que por cercanía o al haber sido probadas por ticos pueden convertirse en una opción para quienes deseen aventurarse.

Hasta el año anterior, la distancia más larga en el país era de 14 km, por lo que para algunos atletas era necesario salir a buscar más kilómetros. Actualmente ya existen los 21 km del Cruce Golfo Dulce.

“Buscan más que todo un desafío, algo nuevo, ese es el interés. A lo que he visto, esto se va incrementando año a año, el que hizo 5 kilómetros luego va a querer uno más largo”, comentó Kut Nihaus, entrenador y exatleta élite.

Pero también se impone el gusto por cumplir metas en otras condiciones. Uno de estos ejemplos es el Cruce de Cancún a Isla Mujeres, muy conocido entre la comunidad de nadadores.

Esta competencia es de 9,5 km, pero más allá de la extensión, representa una natación mucho más de aventura, porque no cuenta con la guía de boyas y tampoco con resguardo individual.

“Su complejidad es que hay momentos en que estás solo en medio de la nada. Hay mucho oleaje”, comentó Carolina Mora, experimentada nadadora que lo realizó en 2015.

La ruta la marcan embarcaciones, kayaks y paddleboarders. Para este año habrá tres embarcaciones grandes marcando los kilómetros 3, 5 y 7, indicó la organización.

Según se reseña en la página oficial, es el evento más importante de aguas abiertas en México y destacado a nivel mundial. El año anterior participaron 1.200 personas.

Estados Unidos es el otro mercado al que ya se han acercado nacionales y que ofrece muchísimos eventos. Entre ellos está el Swim Around Key West, de 20,1 kilómetros, y que por su cercanía puede convertirse en uno de los favoritos.

Las temperaturas son muy similares a nadar en Costa Rica, explicó Kurt Nihaus.

La organización asegura que “si el agua está en calma, verá mucha vida marina, como sábalos (peces), rayas, coloridos peces tropicales, tal vez una tortuga marina, etc”.

También indican que es posible ver el tiburón nodriza, pero agregan que en la historia del evento (se hace desde 1977) nunca alguien ha sido atacado por un animal de este tipo.

Esa natación la ganó en 2016 la tica Rocío Mora, en la categoría femenina, y además culminó en la cuarta posición general.

Su amor por este deporte la ha llevado a nadar muchísimas ocasiones en el país y ya suma cinco eventos afuera (ver nota abajo).

Hacer este tipo de desafíos no solo implica dedicarle tiempo y amor, también requiere de un aporte económico importante.

Cruce de Cancún o Key West están dentro de la oferta de costo “normal”, de acuerdo al resto de competencias. La primera tiene un precio de $115 y la segunda entre $350 y $375.

Sin embargo, hay otras que pueden alcanzar $3.000 y más. Mucho de esto tiene que ver con el kilometraje y lo que incluye la organización.

No todas son en el mar. En tierras estadounidenses también está 8 Bridges Hudson River Swim, que se realiza en río, y Lake Tahoe Marathon Swimming, en un lago.

Ambas son por etapas y el nadador puede elegir solo una o hacer la maratón completa.

Los 8 Brigdes se celebran en Nueva York y el año anterior estuvo un grupo de ticos, entre ellos Diego Cantillo, quien nadó 31,8 kilómetros en siete horas.

“La gente piensa que uno siempre va con corriente a favor en el río, pero no, incluso hay momentos en que uno siente que no avanza porque la corriente te echa hacia atrás; en partes ayuda y en otras no. También iban pasando buques grandes con contenedores y van dejando como olas que se quedan durante un rato”, comentó este nadador de 32 años.

Lo común es que el tico se interese por competencias de larga distancia, pero afuera también hay de corta o media.

La misma organización de 8 Bridges hace 2 Bridges, de 2,5 y 5 km, y con un precio de $90. En el circuito mundial Oceanman, de varios eventos alrededor del mundo, se ofrecen de 2, 6, 10 o 12 kilómetros y en ciudades como Yucatán (México), San Andrés (Colombia), Krabi (Tailandia) o Oitylo Bay (Grecia), que serán parte del calendario 2019.

Tica busca máximo reconocimiento en maratones de aguas abiertas

Rocío Mora tiene toda la vida de nadar y actualmente es una referente en aguas abiertas en el país, pero también ha destacado a nivel internacional

En su currículo tiene un primer lugar femenino en Swim Around Key West, misma posición que consiguió en el campeonato nacional de Estados Unidos de ultramaratón en su grupo de edad, en 8 Bridges de Nueva York ganó la segunda etapa y culminó segunda en Swim Around Charleston.

Aunado a eso hizo el Cruce Golfo Dulce en tres ocasiones: dos en 14 km y otra de 21 km.

Pero su intención es seguir sumando kilómetros y desea obtener un reconocimiento llamado la Triple Corona, que reconoce a aquellos nadadores que han hecho tres competencias históricas.

Mora empezará a buscar ese sueño este año en Nueva York. En esa ciudad hará los 20 Bridges Swim, alrededor de Manhattan, que consiste en 45,8 kilómetros. Hasta ahora ningún tico ha hecho ese reto. Esa sería la distancia más larga en su hoja de vida.

Después, para conseguir la corona deberá completar The English Channel de 33,7 km (va de Inglaterra a Francia) y The Catalina Channel de 32,5 km (entre la isla Catalina a California).

“Ese es mi objetivo (...) Antes de mis 50 años (tiene 46) quiero hacer las otras dos, el problema es el costo, porque para el canal inglés calculo que necesito unos $20.000”, mencionó Mora.

Otro de los factores que lo hace complicado y uno de los eventos más temido es el frío, porque lo más alto que llega a estar es en 17 grados Celsius.

“Uno tiene que aportar una prueba de nado de al menos seis horas en agua fría, y la piden en 15 grados, para nosotros en Costa Rica eso es muy difícil, hay que entrenar en agua fría y para hacerlo debería salir del país al menos una vez al mes y eso es un costo importante”, agregó.

Para el canal inglés (English Channel) se aplica con dos años de anticipación y tener un currículo amplio, algo que Mora engrosará con los 20 Bridges en Nueva York.

Para nadar en el estado estadounidense también debió enviar su hoja de vida y fue aceptada.

Ella nadará el 13 de julio y cinco días después estará ahí mismo otro costarricense, Diego Cantillo, quien quedó en lista de espera y después fue confirmado, pero en el grupo llamado Quiet Swim, que no es el evento principal.

Carolina Mora nadó 66 km en cuatro días seguidos

Carolina Mora, nadadora experimentada en aguas abiertas, completó el año pasado 66 kilómetros de natación en cuatro días consecutivos.

La prueba ya era grande y demandante por la distancia, pero aunado a eso se topó con el agua a una temperatura de 15 grados Celsius y solo podía utilizar traje de baño sencillo.

Antes esas condiciones sufrió una hipotermia en la penúltima etapa. Ya había completado casi 50 kilómetros, pero se descompuso en la última parte del tercer día.

“Iba terminando, me faltaba como una milla (1,6 km), llevaba siete horas entre 14 y 15 grados, no me percaté de nada, me hidraté y me desconecté. Cuando me desperté ya había pasado todo, mi esposo se llevó el susto más grande”.

Al día siguiente estaba decidida a culminar con el reto y así lo hizo. Asegura que nunca pensó en retirarse.

Por eso tomó la salida de la última jornada, que tenía otro elemento extra: se nadaba de noche.

“Fue superlinda, siempre llevás kayak y van con luces de neón, también en las manos y la parte de atrás del vestido. Los nadadores que iban al frente se veían como un estilo de faroles. Esa noche hubo como una tormenta y el lago estuvo muy movido, pero nunca tuve miedo, siempre me sentí acompañada”, agregó.

Esa fue otra raya al tigre, como se dice popularmente, porque Carolina goza de un currículo amplio.

Antes de Arizona, ya había completado los 20 kilómetros de Key West (2014), después hizo el Cruce de Cancún de 9,5 km (2015), en 2017 se preparó para ir a Barcelona, pero se suspendió por el caudal del río, por lo que decidió ir a Charleston, donde nadó 19 kilómetros.

Para el 2019 está entrenando para asistir en abril a Tampa Bay Marathon Swim, donde se probará en 38,6 kilómetros.

“Esto es un anhelo de cumplir metas y mostrarse a sí mismo de que puede con lo que se propone. El tiempo pasa muy rápido cuando estás nadando, no te percatás, disfruto lo que hago y esa es mi prioridad”, señaló.

Fiorella Masís

Fiorella Masís

Periodista con nueve años de experiencia, seis de ellos en la sección deportiva de La Nación. Actualmente se encarga de la cobertura del Deportivo Saprissa y de deportes como atletismo, natación y triatlón. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.