Juan Diego Villarreal. 27 agosto
El entrenador Rodrigo Rivas sostiene los lentes reventados de su pupila Camila Haase, mientras la joven muestra orgullosa la medalla de plata que ganó en el evento de los 200 metros pecho, en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019. Cortesía: Comité Olímpico
El entrenador Rodrigo Rivas sostiene los lentes reventados de su pupila Camila Haase, mientras la joven muestra orgullosa la medalla de plata que ganó en el evento de los 200 metros pecho, en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019. Cortesía: Comité Olímpico

Camila Haase quedó aterrada cuando en la sala de espera, a falta de tres minutos para que se iniciará la final de los 100 metros pecho en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, los lentes con que iba a enfrentar la prueba se le reventaron.

Volvió a mirar a su entrenador Rodrigo Rivas y el susto en su rostro era total. Rodrigo mantuvo la calma y en fracciones de segundo pensó en una solución práctica: corrió al área donde las nadadores que terminan la competencia están aflojando en una alberca aparte y buscó entre sus colegas unos que adaptaran a su pupila.

Los segundos se le hicieron eternos a Camila, quien estaba decidida a subirse a la pileta sin lentes y lanzarse a la piscina a competir, a pesar de la desventaja. Antes de iniciar la ceremonia de presentación, en medio del estrés y la preocupación, Rivas apareció con los lentes. Lo demás es historia: Camila se dejó la medalla de plata en la categoría S-9.

La nadadora alajuelense logró el segundo lugar en las justas continentales con un tiempo de 1 minuto 34 segundos y 99 centésimas (1:34.99). Mientras tanto la presea dorada fue para la estadounidense Madelyn White con 1:31.24 y el bronce para Hannah Aspen, también de los Estados Unidos, con 1:36.56.

"Estaba demasiado nerviosa. Todos los nervios y las emociones se me vinieron encima al reventarse los lentes. No sabía qué hacer, ya me iba a lanzar a la piscina así (sin lentes), pero en eso apareció mi entrenador. Precisamente creo que toda esa adrenalina me ayudó al final para darlo todo y ganar la medalla”, confesó Haase, en una entrevista del Comité Olímpico de Costa Rica.

La ondina costarricense recordó que el cierre de la prueba, en la alberca de la Villa Deportiva Nacional (Videna), apenas podía escuchar los gritos de sus compañeros que la alentaban a darle con todo y tratar de remontar posiciones.

“En los últimos 15 metros no supe de dónde saqué fuerzas, no sabía dónde estaba la otra estadounidense, solo le di con todo tratando de seguir a la que estaba a mi lado. La verdad estoy demasiado contenta por los resultados. Esta medalla es para Costa Rica”, comentó Haase, quien todavía no podía creer por la situación que había pasado.

La presea de la nadadora fue la segunda para la delegación tica en las justas continentales, luego del triunfo de Steven Román, quien ganó el viernes la medalla de plata en la disciplina del tenis de mesa.

Haase, quien este martes terminó en el cuarto lugar en la prueba de los 100 metros dorso categoría S-9 con un crono de 1:23.90, concluirá el jueves su participación con los 200 metros combinado.

Por su parte, la Selección de Voleibol Sentado de Costa Rica se despidió de los Juegos Parapanamericanos con el quinto lugar del torneo, tras derrotar a su similar de Perú 3-0 con marcadores: 30-28/25-20/ 25-11. Con este resultado los ticos superan un puesto al logrado en Toronto 2015.