Otros deportes

Los boxeadores ticos pelean sin protección

La legislación no obliga a empresarios a tener seguros de riesgos profesionales

Los boxeadores costarricenses se exponen en cada pelea, pues no cuentan con ninguna protección en caso de sufrir algún daño.

Incluso, en las veladas que se realizan no existen pólizas debido a que los empresarios no están obligados a suscribirlas.

Además, la Caja Costarricense del Seguro Social no ha establecido unidades de medicina deportiva en sus centros de atención ni ha creado los carné del deportista, tal como lo establece los artículos 73 y 75 de la Ley del Deporte.

Según Marco Molina, presidente de la Asociación Costarricense de Boxeo Profesional, solo las peleas que se efectúan en el Gimnasio Nacional cuentan con una póliza, pero esto porque el Icoder lo obliga para su alquiler.

“Todas las demás veladas están por la libre. Nosotros no podemos exigir que haya una póliza porque la ley no lo obliga”, dijo.

Y el panorama es peor aún, pues Molina aseveró que su Asociación no pude presionar a los empresarios, pues si lo hace, no habría noches de boxeo.

“Con lo que cuesta que un empresario se arriesga a montar peleas, si nosotros salimos con eso de la póliza, pues nunca se boxearía. Lo único que hemos podido hacer es exigirle a los árbitros que no permitan golpizas en las peleas”.

Sin permiso. Molina explicó que el caso de Alejandro Martínez es aún más grave, pues este boxeador fue llevado a pelear a México sin contar con licencia de la Asociación.

“La empresa (Zanfer) se lo llevó sin permiso nuestro”, sostuvo.

Timón Martínez murió el 18 de agosto luego de que el 29 de julio del 2009 entrara en estado de coma luego de perder una pelea en México contra Alberto Topo Rosas.

Sergio Rivera, especialista en derecho deportivo, sostuvo que al producirse el accidente en tierras aztecas aumenta la desprotección del púgil.

Esteban Gil Girón, comentarista de boxeo, indicó que antes de esa pelea, él recomendó no efectuarla.

“Timón tenía una enfermedad congénita en el cerebro, pero además, en México lo mandaron a los leones, pues enfrentó a pegadores de mucha más experiencia. Timón fue mal manejado y no contó con el respaldo de alguien que tuviera criterio a la hora de escoger a los rivales”, afirmó el experto.

Por su parte, Ezequiel Obando, entrenador de Timón, refutó estas aseveraciones. “La gente habla muchas tonteras”, aseveró.

Explicó que la única forma de que un boxeador costarricense progrese es salir del país.

“Si no es en México, ¿dónde vamos a ir para tener alta competencia?”, se cuestionó en empresario.

Obando sí aceptó que Timón viajó a México sin experiencia.

“Se fue con pocas peleas, pero no fue un negocio, pues ¿quién va a comprar a un boxeador que no tiene peleas? Lo hice por ayudarlo”.

Agregó que la lesión del tico se pudo haber evitado “si sensatamente se detiene la pelea en el quinto o sexto asalto”.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.