Otros deportes

Jinete tica Claudia Romero está en condición crítica pero estable tras caerse en una carrera en Francia

La jinete costarricense Claudia Romero se encuentra en condición crítica pero estable, luego de que recibiera un duro golpe junto a su caballo, Dorado, durante la prueba de resistencia de los Juegos Ecuestres Mundiales que se disputan en Francia.

Inclusive, el animal murió en el sitio del percance.

La información la dio a conocer desde suelo galo su esposo, Juan Diego Villegas, en una entrevista en ADN Radio.

“La competencia es un campo traviesa con unos 200 participantes. Entonces lo que creemos es que al tomar una curva muy cerrada dentro del pelotón, al caballo lo golpearon o se le arrancó la herradura. Ella perdió el control y ambos cayeron y se golpearon contra un árbol”, dijo Villegas.

“Todo el día he estado pendiente de ella. No ha mejorado, pero tampoco ha empeorado, lo que es bueno en estas circunstancias”, expuso el también vocero de la delegación tica en las justas.

El accidente aconteció a las 12:30 a. m. de Costa Rica. A Romero le faltaban 400 metros para llegar al primer punto de chequeo.

La conversación con Villegas fue a eso de las 2 p. m., cuando ya era de noche en Sartilly, Normandía, lugar exacto de la carrera. Por tal razón no se pudo confirmar durante la tarde si hubo alguna novedad.

El sitio oficial publicó una nota en la que dice que Romero debió someterse a cirugía por fracturas y heridas internas. Camino al hospital siempre estuvo consciente.

Se añadió también que el motivo de la muerte de Dorado fue por el fuerte trauma en la cabeza.

Más ticos. Además de Romero, en la competencia, la cual se basaba en cumplir un recorrido de 170 kilómetros (de entre diez y 14 horas de duración), estuvieron otros cuatro jinetes costarricenses: Rocío Chaverri, Diego Zamora, Martín Salazar y Alberto Morales.

Solamente Chaverri logró acabar y lo hizo en el puesto 38.

David Goldberg

David Goldberg

Desde La Grada es un espacio en el que se pretende dar voz a los deportistas, para que digan lo que quieran, cómo quieran y cuánto quieran, con la intención de conocer aspectos de la historia de su vida, sin filtros ni intermediarios.