Fiorella Masís. 19 febrero

Aaron Peirsol fue un nadador que se mantuvo en lo más alto de la competición durante varios años. Fue seleccionado nacional de Estados Unidos y ganó siete medallas olímpicas (cinco de oro y dos de plata) en los Juegos de Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008.

Se retiró a los 27 años (hoy tiene 35), en su momento aduciendo que ya había conseguido todo lo que se propuso.

Actualmente posee el récord mundial en los 200 metros del estilo dorso, que fue su especialidad. De hecho, todas las preseas individuales las consiguió en esa modalidad.

Aaron Peirsol (izq.) da indicaciones a dos niños durante la clínica de atención que dio el domingo en la academia de natación de Kurt Niehaus. Foto: Fiorella Masís
Aaron Peirsol (izq.) da indicaciones a dos niños durante la clínica de atención que dio el domingo en la academia de natación de Kurt Niehaus. Foto: Fiorella Masís

Con ese cartel, el estadounidense estuvo en el país el fin de semana, cuando impartió una clínica en la academia de natación de Kurt Niehaus. Ahí compartió sus conocimientos, dio su perspectiva de Costa Rica dentro de la natación y lo importante que puede ser este deporte para el desarrollo de las personas.

¿Por qué decidió venir a Costa Rica a enseñar?

Es un gran placer para mí y un privilegio poder compartir lo que he hecho durante mi vida y mi carrera en la natación.

¿Qué le pareció el entrenamiento?

Es más de lo que esperaba y es tan bueno como esperaba. El mundo de la natación es una pequeña comunidad. Para mí Costa Rica es un país al cual le tengo mucho amor. Nunca había separado el amor por la natación y por este país, es la primera vez para mí, lo cual es algo importante.

¿Cómo cree que un país como Costa Rica puede conseguir otro nadador olímpico que destaque?

Lo más hermoso de Costa Rica es que tiene muchísima agua, y tiene el Caribe, Atlántico y Pacífico, mucha gente del país vive en la costa, y creo que es cuestión de entender que la belleza cultural y estilo de vida puede existir con relación entre la gente cerca del agua y usarla todo el tiempo, así como Hawái, todos ahí son nadadores fantásticos, es parte de su cultura, ya que tienen los recursos.

A Costa Rica le es difícil sacar atletas élite, por diferentes razones, infraestructura, por ejemplo. ¿Cómo cree que se puede contrarrestar eso?

Uno de mis mejores amigos en los Estados Unidos es de Maine, donde no hay una piscina de 50 metros, y él obtuvo el récord mundial en 100 metros mariposa por muchos años.

¿Y el dinero en general de un país termina influyendo?

Desafortunadamente las piscinas son caras, pero hay fórmulas, por ejemplo Australia, hacen que las piscinas tengan ganancias, con programas para aprender a nadar. Convertir la piscina en algo que gane dinero y atractivo como una inversión. Y cuando la comunidad ama algo, y hay apoyo de los entrenadores, pero también de la comunidad misma, como comentaba antes de Costa Rica viviendo alrededor de tanta agua, se puede convertir en algo cultural y hasta una necesidad de cómo la gente quiere pasar los días, por ejemplo el fútbol y los campos de fútbol, pero también hay mucha agua en Costa Rica. Una necesidad para cualquier persona es saber cómo nadar, es solo por cuestión de seguridad y saber nadar es un derecho humano.

¿Cómo se mantiene la motivación en el deporte élite por tanto tiempo?

Principalmente creí que podía mejorar y todavía creo que puedo mejorar, pero a la edad de 27 hice lo que realmente creí que podía hacer (se retiró).

¿Qué fue lo más difícil de mantenerse en la élite durante tantos años?

Mantener la perspectiva, la parte mas difícil fue mantenerlo simple, hacer mi amor por el deporte algo simple y no distraerme mucho. Recordar que era lo que amaba de este deporte cuando era joven.

Aaron Peirsol junto a Kurt Niehaus minutos después de impartir sus experiencias y consejos a unos 20 nadadores. Foto: Fiorella Masís
Aaron Peirsol junto a Kurt Niehaus minutos después de impartir sus experiencias y consejos a unos 20 nadadores. Foto: Fiorella Masís

¿Qué debe estar dispuesto a hacer un deportista para ser élite?

Una gran parte es encontrar el amor por el deporte, realmente amarlo, tal vez es más fácil en San José que en otros lugares (la zona rural), creo es poder expresar ese amor y encontrar el apoyo de la familia, comunidad que le va a permitir alcanzarlo, soñar y estar inspirado en poder hacerlo.

¿Hay algunas etapas en las que el deporte puede ser cruel?

Por supuesto que lo es (cruel), todo deporte y su práctica tiene lecciones que puedes aprender, el deporte te puede llevar por la vida si tienes buena intuición, buena perspectiva y buen apoyo de entrenadores y mentores.

En Costa Rica ha crecido la natación desde la parte amateur/máster. ¿Qué le dirían a esas personas que quieren mejorar, pero sin pensar en Olímpicos o algo así?

Nadar no es acerca de la Olimpiadas, nada acerca de eso, es importante, pero es acerca de: uno, que nadar puede ser tu vida; dos, es un estilo de vida saludable; y tres, es algo que te puede hacer sentir muy bien físicamente, es como la meditación.

¿A usted todavía lo hace sentir así?

El agua lo hace, me encanta el mar, nadar, la pesca. Para mí es como un estilo de vida, alguna gente vive en la montaña, cerca del mar, en la ciudad, para mí es el agua, la piscina es una cosa que me fascina, pero el mar es otra cosa, los ríos. Es un estilo de vida, competir es algo, pero no es para siempre.

¿Cuál es la clave para hacer esa división entre competencia y no tomárselo siempre tan enserio?

Es algo hermoso donde otra vez, es como el proceso de aprender de algo desde cero hasta el final, es acerca de aprender a hacerlo otra vez, pero ahora tengo la experiencia de la práctica del deporte para prepararme para la vida, relaciones, trabajo, estilo de vida saludable y cosas simples.

¿Para una persona que empieza adulta en la natación siempre le será más difícil perfeccionar su estilo/técnica?

Sí, yo diría que es más difícil aprender cosas al ser más viejo, y en natación no es como correr o el fútbol, son difíciles también, pero todos pueden correr, en natación no todos lo pueden hacer, solo por seguridad. Es difícil, pero no imposible.

¿Nadar dorso es mucho más complicado, más exigente?

No para mí (risas), pero por eso hay varios tipos. Depende de la persona, mariposa es complicado, pero los tipos sí depende de la persona, hay opciones para cada uno. Pero al decir eso creo que es la introducción a esto, aprender a nadar, introduce la cultura a la comunidad y a esta actividad.